jueves, 28 de octubre de 2010

El fin

Ese día había madrugado. Había censo en el país.
Había tomado café, lo recuerdo,
algo raro en mí.
Había barrido los ambientes.
Pintaba la puerta de la cocina,
así me enteré,
de entrecasa y con las manos sucias,
cuando la muerte del político llenó la tele.
Entonces el feriado se convirtió en extrañeza.
Ya nadie habló de las preguntas y respuestas,
ni del Indec ni de estadísticas falseadas.
Simplemente llegó el mareo de la muerte
con esa alegría estúpida de que sea de otro.
A la tarde las pancartas volvieron a la Plaza.
Una señora con un cartel, fuersa cristina.
La gente con velas de llanto. Hizo tanto por nosotros.
Hoy, todos de negro. Mujeres de anteojos.
Me gustan los wayfarers de la hija.
Y la gente desfila ante el hombre muerto y sus deudos,
rinden honores como soldados ante un general.
Pasan y lloran y gritan.

Yo no lloro. No pensaba como ese hombre
que ahora entra en una caja.
Pero me da miedo el fin,
esta muerte que amaga un hachazo a la cara
y que se tiende en puñalada profunda al corazón.

martes, 26 de octubre de 2010

Años después

El domingo fui al teatro, después de mucho tiempo. Fui a ver Tres solos y un dúo, el espectáculo de Mikhail Baryshnikov y Ana Laguna en el Teatro Coliseo.

Me parece maravilloso ver a dos artistas maduros y con experiencia como ellos en un escenario. No sé cuántos años tiene Ana Laguna, pero Baryshnikov tiene 62 y no cualquiera baila profesionalmente y con gracia a esa edad.

Por eso, en una sociedad que hace un culto de la juventud y la lozanía, espectáculos como el que tuve el placer de ver el domingo valen oro.

Una de las piezas que baila el bailarín letón es Years later (Años después), con coreografía de Benjamin Millepied y música de Philip Glass (por nombre, seguro que no lo ubicás, pero sus melodías sí porque forman parte de películas conocidas, como The Truman Show, entre otras).

Lo que más me conmovió de esta pieza es que es un diálogo muy inteligente entre Baryshnikov joven y maduro, el bailarín que fue y el bailarín del presente. Un elogio de la madurez que se ve poco hoy en día y que trae esperanza, y también una mirada retrospectiva con humor y aceptación. Está claro que uno no puede volver el tiempo atrás, aceptar eso es lo que hace digno a un hombre mayor.

Encontré estos dos vídeos. El primero es de Years later. Espero que los disfruten tanto como yo.



viernes, 22 de octubre de 2010

Safo: sobre la muerte de unas palomas

...y su corazón se les queda frío
y sus alas dejan caer...


La traducción de este fragmento es de Juan Manuel Rodríguez Tobal, publicada en Poemas y fragmentos, Madrid, poesía Hiperión, 1997, edición bilingüe.

martes, 12 de octubre de 2010

Palabras de agua

Jaulas

las palabras son pequeñas jaulas
que se abren
y nos muestran un cielo
que se cierran
y endurecen la carne

pequeñas jaulas
que liberan o dominan
que están ahí

hay una jaula para cada uno
hay una palabra
que nos abre o cierra la puerta

todos somos poetas
todos somos pájaros

04 Abr 06

miércoles, 6 de octubre de 2010

A cada gota


Todo se prepara para la lluvia.
Los pájaros se guardan en la oscuridad de las copas.
Los taxistas perfuman los asientos.
Las mujeres hacen el trotecito de polka hacia las azoteas.

Menos los broches en las sogas
que quedan solos ahí a la intemperie,
golondrinas de plástico y colores
que reinventan el estoicismo a cada gota.

Afuera
cae
cae
cae la lluvia.

Los broches no se mueven.
Respiran hondo, se concentran, cierran los ojos.

La mirada de Amelie Poulain

Tengo un canario en el balcón que me dice secretos
a las diez y media de la mañana.
Y hay en mi biblioteca, justo un estante debajo de una planta,
un libro familiar con recetas dulces, suculentas,
que despiertan el ánimo.
Alguna vez vi una película francesa llena de color
y quise la mirada de Amelie Poulain,
ese gusto por las cosas pequeñas.
Tengo un vecino que tose dos veces por día
en su ventana oscura al hueco de edificio.
Dos pisos más abajo mi vecina rubia cuida a sus perritos
y está triste porque uno de ellos está enfermo.
El portero está parado en la vereda justo en este momento
con su uniforme tostado mientras pasan los autos con ansiedad.
Afuera sopla el viento y tiemblan las copas, la savia, los pájaros.
La cortina de boil se mueve y me toca mientras escribo.
Miro para afuera.
La vie, plaisir.

martes, 5 de octubre de 2010

Dudas en simultáneo

Ayer Verónica Cernadas Arcas y yo nos preguntamos para qué escribir, casi al mismo tiempo, ella en su libreta y yo en mi diario. Y hoy leo este maravilloso texto, que escribió ella misma el 19/06/09 (el texto completo, aquí):

"en esta extraña tarde siento un arrebato suave de hacer poesía,de releer poemas viejos de cuando era joven, de conocer a todos los poetas del mundo... descubro a una poeta iraní que murió con 32 años, censurada en su pais mucho tiempo,a la que llamaban puta por escribir sobre el amor y aparecer en la portada de su libro con la cabeza descubierta...

así que por un momento pienso que la poesía no es tan cobarde, ni tan inútil..."
Vaya respuesta, ¿no?

lunes, 4 de octubre de 2010

Poeta cool, no

Me llamo verónica
y no soy poeta cool.
Yo no uso esos anteojos de marco grueso
que me gustan tanto
ni esa ropa tan llena de color que no sé combinar.
En las lecturas de poesía,
mm, no encanto a nadie con mi verso.

Lo cierto es que de Alfonsina y Alejandra
sólo tengo la oscuridad y la pena
los deseos opacos, azules
de escape
y mientras me faltan las palabras.

Mi nombre es verónica
y no me paseo en los salones, libro en mano,
yo lo sé, lo saben todos
que no estoy de moda
yo no soy poeta cool.

De poeta, ni palabras ni las loas.
De poeta, tengo sólo el sufrimiento.

04/10/10