martes, 1 de junio de 2010

Eva

A tus ojos,
soy como una Eva pequeña
sin hoja de parra y con vergüenza.

Un malcrecimiento de tu costilla,
que dejaste olvidada en este campo verde.

Una mujer que quiere
beber tu vino,
saciarse con el pan de tu cuerpo,
una loba que quiere
perder el cielo de tu mano.

01/06/2010

6 comentarios:

  1. Me gustó esto. besos
    Sergio

    ResponderEliminar
  2. ¡Y a mí, que te haya gustado!
    Gracias por decírmelo. Significa mucho para mí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy bueno Vero! Sobre todo el contraste entre la primera estrofa y los dos últimos versos. Besos desde la cálida Condal.

    Gastón

    ResponderEliminar
  4. No lo había leído antes... Más allá de lo literario... Cualquier hombre cae a tus pies con estos versos, mujer!!! Beso!

    ResponderEliminar