lunes, 19 de abril de 2010

De Ana Frank, su lucidez y un lector ¿imaginario?

"Para quien tenga miedo, se sienta triste o desdichado, el mejor remedio es salir al aire libre, y buscar un lugar donde esté solo con el cielo, la naturaleza y Dios. Únicamente entonces se siente que todo está bien así, y que Dios quiere ver a los hombres felices en la naturaleza simple pero bella".
La cita es del Diario de Ana Frank. Está tomada de la versión publicada por Marymar, en 1977, con traducción de Aymará Ledesma, de un notable cuidado lingüístico. El libro, además, tiene una nota de color y es que se lo pedí prestado a mi ahijada Gretel hace... mmm, unos quince años creo, y hasta el momento sigue en mi poder. Una total desfachatez la mía.

Ojalá a los trece, catorce años yo hubiera escrito con esa claridad de pensamiento. A los trece, yo escribía niñerías, palabrejas cursis y con poco valor.

Cuánta razón tenía Ana. La leo estos días y me conmueve. Tanta vida quedaron en esas páginas...

Yo llevo un diario, pero no tengo la lucidez ni el recato de Ana, tampoco el mérito literario de Pavese. Sigo preguntándome para qué escribo. No es desahogo. El desahogo, al menos en el escritor que aspira a serlo cabalmente, no alcanza. Concibo la escritura como la búsqueda del otro, busco una conexión.

En muchos casos, no he pasado de un jubiloso "qué lindo"; en otros, me han tocado los amargos "no entiendo qué querés decir"; en los peores casos, simplemente lo han confundido todo.

Dicen que hay un libro para cada lector. ¿Y al revés? ¿Habrá un lector para mi poesia? Mejor no responder a esa pregunta hoy, así de negativa como me siento sobre este tema.

3 comentarios:

  1. La historia de Ana Frank es terrible. A mí me impactó la lectura de su Diario, no por lo que cuenta, sino porque luego sentí la necesidad de investigar lo ocurrido desde el momento en que la detienen junto con su familia hasta su trágico fin y es terriblemente triste. La historia de su hermana...
    En fin, si usted está triste o negativa, no es la lectura más recomendable.
    Respecto a su pregunta final, sí, todo poema tiene su destinatario ideal. Cuesta encontrarlo pero existe. No sé si yo seré el suyo, jaja, pero prometo pasarme por aquí más veces.
    Un saludo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el ánimo y por pasar por aquí. Ya me daré una vuelta por su espacio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. creo que esribes con una tremenda claridad, desde las entrañas, desde todos los rincones del alma,; llegas, penetras, remueves... no sé si importa si hay o no un lector para lo que uno escribe, me parece que lo interesante, el aire, la vida es el hacerlo... lo otro es pura consecuencia y azar
    como sea, no importa, vos seguí escribiendo mientras lo sientas, que estás soltando pájaros que muchos cielos necesitan
    gracias, francisco

    ResponderEliminar