miércoles, 10 de febrero de 2010

Romeo, un hurón malhumorado


Hoy estuve en el Solar de la Abadía, un paseo de compras de la ciudad de Buenos Aires. Tenía ganas de ir a curiosear a una librería, ver qué novedades hay, qué autores suenan estos días. Estaba Yenny y entré.

Últimamente me pasa que, como no hay sección de poesía con cartel y todo en las librerías grandes (como Yenny, El Ateneo, Ghandi), termino distrayéndome con los libros infantiles. Son todo un mundo. Y me gusta mucho ese mundo. Las ilustraciones son cada vez más osadas y mejores.

Esta vez el libro que llamó mi atención se llama Romeo nunca está contento, de Hioroko Ohmori, perteneciente a Pípala, la colección infantil de Adriana Hidalgo Editora. El hurón enojado de la tapa me recordó a alguien con quien tuve algún cruce de palabras estos días y sólo eso bastó para interesarme. Pero, para mi sorpresa, no quedó en eso. Estuve un rato en la librería y lo devoré. No podía parar de leerlo.

El texto es sencillo y distendido, lleno de humor. Plantea un diálogo permanente entre el narrador y el lector, y entre los personajes. Hioroko, la autora del texto, es quien realizó las ilustraciones y debo decir que su trabajo es magnífico. El libro une de manera armoniosa los textos y las ilustraciones y, juntos, crean sentido. No podría concebirse un elemento sin el otro, algo raro de encontrar en los libros de este tipo, una virtud sólo comprensible cuando uno se entera de que la autora y la ilustradora son la misma persona.

La identidad es uno de los temas que toca el libro: Romeo, a pesar de lo que impongan la moda y los terceros, compra la remera rayada que le gusta; la dulce Rosa lo acepta tal como es.

Sí, me gusta Romeo, parece un buen tipo este hurón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario