lunes, 11 de abril de 2011

Mamushka


Ella,
la que lleva un pez adentro,
se mete radiante como un numen
en la pileta.
Mamushka.

No sabe de espejos, ni de Borges,
ni de sus vidas repetidas.
No ha leído más que un par de veces
algunos versos chilenos.
Mamushka.

Se sienta en el borde
a bambolear las piernas.
Después pasa grávida
(ingrávida)
en posición de sueño.
Onírica pasa junto a mí
hacia la parte honda.
Mamushka.

Llega, saca la cabeza, mira.
Respira por la piel.
No sé si es un pez o una sirena.
Mamushka.

En su bikini negra a rayas,
cargadas udres de hidromiel
niegan el agua y flotan.
Mamushka.

Aguas cálidas y primeras.
Una igual a ella le nada dentro.
Mamushka.
Mamushka.
Mamushka.

30/01/10

Nota: Poema seleccionado para la antología Firma de poeta de la Editorial Dunken. La presentación se realizará en la Feria Internacional del Libro, el sábado 23 de abril de 15.30 a 17.00 en el sala Javier Villafañe, Pabellón Azul, del Predio La Rural, sito en Sarmiento 2704, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

7 comentarios:

  1. Es precioso este poema!!!
    Bella magia de la gestación!

    ResponderEliminar
  2. niña, hermosa poesía llena de magia, me encantó!, gracias
    francisco

    ResponderEliminar
  3. niña, gracias por recomendarme, muy arriesgado de tu parte
    francisco

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones por la selección en la antología, es un poema bellísimo, sutil: me ha gustado lo del numen, el guiño (supongo que nerudiano) de los versos chilenos, y sobre todo, claro, la metáfora de la mamushka que cruza todo el poema.
    Una cosita, en el verso "cargadas udres de hidromiel", entiendo que hay, como dice un amigo, un error de dedo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gabriel, muchas gracias por leer mi poema con tanta profundidad. Y sí, hay un guiño nerudiano.

    Gracias también por comentar ese verso. Mi intención, en realidad, fue hacer un juego de palabras (ubre-odre) y me permití una licencia: inventar una palabra que, para mí, es un intermedio y resume ambos significados.

    Quién sabe, tal vez en unos años se ponga de moda la palabreja que inventé, aunque habría que forzar un poco el contexto para poder usarla, ¿no?

    Saludos.

    ResponderEliminar