lunes, 21 de septiembre de 2009

Poema Manzana en Youtube



Recito mi poema "Manzana", seleccionado por Marta Mutti y publicado en 2007 en la antología "Vuelo íntimo" de Editorial Dunken.

Y, si querés, leelo acá.

Trenes que se van y vuelven



¡Volvé pronto! Mientras tanto, la ausencia y adiós.

El Haiku del día en Facebook



Descubrí muy joven la poesía y, particularmente, el haiku. Me impresionó esa estructura japonesa breve, brevísima, que resumía un instante, que en tres versos plasmaba la sabiduría del hombre ante la naturaleza.

Les he insistido con esto de que los poetas de la naturaleza para mí son muy importantes; me sensibilizan. Son mis maestros. ¡Quisiera tener ese ojo que tiene Neruda para ver en su Matilde lo más puro de la madera y de los bosques chilenos! ("Matilde, nombre de planta o piedra o vino": Soneto I, Cien sonetos de amor;"tienes enredaderas y estrellas en el pelo": Soneto XXVII, Cien sonetos de amor).

Hoy me dio mucho gusto encontrar en Facebook una aplicación llamada "El Haiku del día". Me ha gustado lo que leí. Les recomiendo que se den una vuelta por allí.

Mi poema Veintiocho recitado

viernes, 18 de septiembre de 2009

Estatuas



Las caras que el invierno se come de frío
(los ojos ausentes, el deseo vivo)
esperan que vuelva el tiempo infinito
que no llega nunca, que siempre es el mismo.

Los cabellos yertos sin gritos ni viento,
las manos que cuelgan en péndulo muerto
las túnicas adhieren a la quietud del cuerpo.
Los labios entreabiertos, las carnes henchidas,
insoportable llamado desde la fría orilla.

Pero siguen solas las estatuas bellas,
en sarcófago prieto, en prisión de piedra.
Y nada las rescata, nada las libera.
Sólo la lluvia llora por ellas.


Escrito el 18 de junio de 1998; revisado hoy, 18 de septiembre de 2009.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Caminata

a Patricia L. Juárez

Patricia me dice salgamos esta tarde.
Me preparo como si fuera a conquistar
no sé qué tierras con ella
caminando.

Las calles nos abren la boca y nos confesamos
sacamos los intestinos afuera
a ver qué llevamos dentro.

Ay, la soledad y los miedos,
¡y arriba tanto cielo tanto pájaro libre
tanto viento ancho!

No sabemos de pétalos ni alas.
Sólo tenemos el camino
y la callada hiedra, nuestras palabras.


(De hoy)

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Suicidio



un reloj
un reloj roto sobre la mesa
frente a ella.
una mujer
una mujer rota sobre una mesa
frente al tiempo incesante
08 Dic 04