lunes, 23 de febrero de 2009

El lunes 6 de abril empieza mi Curso de iniciación a la poesía.


Curso "Iniciación a la poesía"

(Código: 022)
Coordina: Correctora literaria Verónica Andrea Ruscio.

Destinatarios
• Personas que quieren iniciarse en la escritura poética.
• Poetas principiantes que buscan adquirir nuevos recursos lingüísticos.

Propósitos
Se espera que el taller posibilite:

• La reflexión sobre la poesía, sus técnicas y proceso de creación.
• La adquisición de herramientas lingüísticas para la escritura de poemas.

Metodología
En cada clase, se presenta un aspecto teórico de la poesía para que los participantes lo analicen. Luego de la puesta en común, la coordinadora propone consignas para abordarlo de manera práctica. Por último, cada integrante comparte sus textos y hace comentarios sobre los de sus compañeros. La coordinadora da cierre a la clase con sugerencias, comentarios y orientación teórica.

Temario
• Aproximación a los géneros literarios. Poesía. Verso.
• Rima.
• Temas poéticos.
• Lugares comunes.
• Mayúsculas y puntuación.
• Extensión del poema.
• ¿Tú o vos? ¿A quién nos dirigimos?
• Adjetivación.
• La forma y la luz. Mirada poética.
• Títulos.
• Haikus.

Duración
12 encuentros semanales.

Arancel
$150 por mes.

Lugar
Bar Restó "El Bravo" (Mario Bravo 1287, Palermo, Ciudad de Bs. As.).

Incluye material.

Inicio
Lunes 6 de abril de 2009 de 19.30 a 21.

Consumición
Opcional y a cargo del participante.



MODALIDAD A DISTANCIA (para todos los cursos)
Si por alguna razón no podés participar de nuestras alternativas presenciales, también tenemos disponible la cursada vía Internet.

En ese caso, recibirás el material vía correo electrónico y entregarás las actividades del mismo modo. El/la coordinador/a hará devoluciones a medida que realices los envíos.

A diferencia de la modalidad presencial, ésta no tiene fecha de inicio pues se puede comenzar en cualquier época del año.


Informes e inscripción
http://www.tallerpuntoyaparte.com.ar/

info@tallerpuntoyaparte.com.ar

4631-2362


¿Te lo vas a perder?

sábado, 21 de febrero de 2009

Hueso


El tema es que son curiosas.
Quieren sacar el hueso para afuera.
Quieren verlo para ver cómo es.
Y tienen tanta hambre, pobrecitas,
que también van a querer morderlo
comérselo entero
roerlo
si lo ven.
Por eso se miran la piel con ansiedad,
faltan cuatro kilos para que el hueso
se abra paso,
cuatro kilos para ver y devorar.
Van a quedar como aguas vivas,
deshuesadas,
hechas nada,
pobrecitas,
reducidas a su hambre.

domingo, 15 de febrero de 2009

Febrero: estoy en Mis poetas contemporáneos

A fines del año pasado me compré un reloj de cuerda. Un hecho cotidiano y simple que me inspiró. Leé mi poema acá.

martes, 10 de febrero de 2009

Rescate

En días como hoy, sólo la poesía logra rescatarme.

Lo bueno es que ando inspirada. Se me han ocurrido un par de ideas para un poema que pronto publicaré.

Tengan paciencia.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Me gusta, no me gusta

Muchas veces me pregunto qué es lo que me acerca a un poema, qué es lo que hace que me guste especialmente un texto. ¿Es algo desconocido, fuera de toda lógica, que no se puede especificar? ¿O hay razones lógicas, de armado, de ritmo, etc.?

Esta pregunta se profundiza cuando me topo con textos que no me gustan o que no entiendo. Porque a veces hay poemas que no comprendo, no sé realmente qué corno quiso decir su autor, y sin embargo me gustan, me atraen y mucho. Por el contrario, a veces entiendo perfecto un poema y no me gusta para nada.

Dicen que la apariencia, lo visual, es lo primero que uno ve de las personas. Instantáneamente las personas te gustan, te atraen, te parecen simpáticas, buenas, lindas y después "los ves realmente" porque ves su interior. Recién ahí te gustan o te disgustan de verdad. Pues bien, creo que pasa lo mismo con los poemas. El primer contacto es lo externo: el ritmo, la rima (si la hay), las palabras que eligió el autor, la extensión de los versos, las estrofas (si hay más de una). Si todo esto es armónico, atrae. Todo eso conforma la música del poema, es el anzuelo que nos hace picar. Si picamos, empezamos a ir más adentro del poema. No nos quedamos con lo exterior. Nos queremos comer el corazón del alcaucil del poema y vamos al significado.

Ahí puede pasar una de dos cosas: el poema es hermético y nos quedamos con la belleza superficial o entendemos el poema y entonces llegamos al punto cúlmine de la poesía (ya no del poema).

Cada vez me convenzo más de que hay razones lógicas para gustar de un poema. Que eso se puede lograr deliberadamente. Seguiré pensando en esto.

martes, 3 de febrero de 2009

Cuerda

Compré un reloj.
Cada noche
me siento al borde de la cama
y enrosco con una cuerda
el alambre del tiempo.
Mi esfuerzo es inútil:
cada noche
las agujas tejen remolinos
para desenredar las horas;
quieren despertar la serpiente.
Doy cuerda y no sirve.
La vida se filtra lo mismo
y se me van los segundos
como por una gotera.

02-Feb-09