viernes, 16 de enero de 2009

Abajo el mito: la gente sí lee

Lo sé, debí poner una entrada con un cartel que dijera "Cerrado por vacaciones", pero fue tal el trajín de este fin de año que, bueh... quedó para otra ocasión.

Ya de vuelta y con las valijas desarmadas, puedo contarles que estuve en Mina Clavero, una bonita ciudad de la provincia de Córdoba, aquí en la Argentina. Tomé sol, me llené los ojos de naturaleza, terminé de leer un buen libro, que de paso les recomiendo, (Elogio de la lentitud, de Carl Honoré) y disfruté a pleno del ocio con Sergio, mi pareja. Qué placer, las vacaciones. Y cómo cuesta entrar en ritmo.

Hoy, en tanto acomodaba papeles, me fijé en las visitas que recibió este blog durante mi ausencia y se me ocurrió anotar aquí una pequeña reflexión.

Se dice mucho que la gente no lee, y mucho menos poesía. Pero en las visitas que me llegan de los buscadores es abrumadora la cantidad de personas que buscan, por ejemplo en Google, sus poemas favoritos o buscan nuevos por temas determinados. Voy a poner ejemplos concretos. Han llegado a este diario personas que buscaron:

- "poemas al divorcio"
- "poesía a mi suegra" (¿pueden imaginárselo?, jaja)
- "yo conocí salones cenicientos" (verso del soneto XXV de Pablo Neruda)
- "soneto a tus vísceras" (de Baldomero Fernández Moreno).
- "ejemplo de un poema con rima"
- "el general quiroga va en coche al muere"
- "en las arenas bailan los remolinos"
- "no nací sino para quereros"
- "poema al café"
- "poema de las mariposas"
- "poema la pava"
- "poemas iniciáticos"

... entre otros.

La cuestión es que la gente lee. Y la gente sabe qué le gusta leer. Imagino que en época de clases estas búsquedas pueden deberse a algunos estudiantes que están investigando, pero ¿en pleno verano cómo pueden convencerme de que es gente que lo hace por obligación?

Una excelente noticia la verdad. Tendré que ponerme a trabajar para que estos visitantes, lectores circunstanciales o no, encuentren en estas aguas lo que andan buscando: poesía.

¡Que empiecen un 2009 con toda la poesía!