lunes, 4 de mayo de 2009

Cómo matar dos pájaros de un tiro en los pasillos de la Feria del Libro




Matar dos pájaros de un tiro es una frase que no me gusta por violenta, pero que hoy resume muy bien lo que quiero decir.

(Escribo y de fondo, desde el balcón, canta Baldomero, el canario pichón que me regalaron mis padres y Sergio hace poco. Para que te haga compañía en esta nueva etapa. Claro que lleva el nombre de un poeta, como no podía ser de otro modo. Mi Baldomero canta con los poetas).

En este apunte, te contaba el año pasado que quería leer poesía mapuche. Y por aquí, te decía que había pasado otro año sin Feria del libro. Bueno, este año me di los dos gustos. Ayer domingo me di una recorrida por la feria y, ya que estaba..., me compré la antología de la poesía mapuche contemporánea Kallfv mapu. Tierra azul, de Ediciones Continente.

Me gustó lo que leí hasta ahora. Interesante el prólogo de Bayer, que abre las puertas del libro con respeto, con admiración, pero me causó cierto rechazo la introducción de Barron. ¿A qué viene esa agresión gratuita a la gente de Letras y a los críticos? No me lo esperaba y me disgustó bastante. Cuando la gente se ataja tanto, hay algo de culpa, debo decir.

Tiene razón Bayer. Dan ganas de escuchar el mapuche, escuchar su melodía, sus timbres, su canto. Dan ganas de conocer la lengua, de aprenderla, sólo por leer estos poemas.

Se trata, por lo que leí hasta ahora, de una mirada sobre la naturaleza y el hombre inserto en ella. Algo que me gusta mucho, debo decir. Comulgo con esto. La poesía de la naturaleza es lo que más me atrae. Y parece mentira, llego a ella de las maneras menos premeditadas. Hoy este libro me dice cosas que son verdades.

Acabo de descubrir unos cuantos poetas, entre ellos el que más me marcó con sus versos hasta ahora es Leonel Lienlaf. Fíjense qué verso éste: "comencé a sentirme árbol". Una maravilla.

Pero hay más y no quiero ser injusta. Hasta ahora estoy anotando impresiones, ideas, pensamientos. Ya habrá tiempo más adelante para una anotación más meditada.

Ahora, a leer el azul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario