sábado, 23 de mayo de 2009

Afectos y rosas

Estos días estuve pensando mucho en mis afectos, estuve muy sensible. Y, en medio, se nos va la abuela Amelia.

Pero, en momentos de sensibilidad afectiva, siempre hay alguien que te regala una flor y te hace sonreír. Sea lo que sea esa flor. Esta vez, la flor me la regaló Lucía, que me recitó el poema que hoy comparto con ustedes y me hizo llorar de emoción.

Los afectos (de Horacio Ferrer)

A susana rinaldi



Hacen rabiar al pensamiento
Y hacen pensar a la emoción,
Y se han guardado el gran secreto
De hacerte bueno hasta el dolor.

Ellos no mueren si uno muere
Y dejan siempre el alma en flor,
Son los afectos, los afectos,
Esto que yo siento por vos.

Los afectos,
Uno es porque los otros lo han querido,
Porque ha sido confortado y entendido,
Esperado y despedido con amor.

Los afectos,
Quiero hablarte el bello idioma de mi abrazo,
Este idioma simple, eterno, delicado,
Nuestro abrazo empapado en corazón.

Son de pimpollo insobornable
Y en el silencio están mejor,
Te hacen un nudo en la garganta
Socios del llanto y del perdón.

Qué bien se sienten en los gestos
Y son el júbilo de dios,
Son los afectos, los afectos,
Esto que yo siento por vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario