miércoles, 1 de abril de 2009

Adiós, doctor



Ayer a las 20.30 murió el doctor Raúl Ricardo Alfonsín. Se nos fue el padre de la democracia, un líder, un caudillo, un político de raza. Se fue nomás al cielo de los próceres.

La Argentina te llora, Alfonsín.

Farewell
Deberíamos amputar la lengua,
quitarle la palabra lejos,
la palabra adiós.
Deberíamos olvidar cómo se dice,
cómo se pronuncia,
qué significa.
Deberíamos quedarnos siempre
en el país, en la ciudad,
en la vida.
Ni despedir nosotros
ni ser llorados con pañuelos
en alto.
Deberíamos pensar la forma
de que no existan otros lados,
sino un lado nuestro, un solo lado.
Deberíamos eliminar los límites,
las fronteras, los viajes,
los marcharse de...
Pero no hay forma de lograrlo
antes de que te vayas,
antes de que me dejes.
Y me quedo con palabras
que no existen, que me duelen,
amputadas...
(De Poetas tras el arca, Alvarez Castillo Editor, pp. 78 y 79)

No hay comentarios:

Publicar un comentario