martes, 4 de noviembre de 2008

Storni y la palabra

Estoy sin internet en el trabajo y con poco tiempo, por eso son tan espaciadas mis publicaciones por aquí, pero estoy, estoy.

Hoy, un poema de Alfonsina Storni. Debo decir que comulgo ciegamente con los cinco primeros versos.

La palabra
Naturaleza: gracias por este don supremo
del verso, que me diste:
yo soy la mujer triste
a quien Caronte ya mostró su remo.

¿Qué fuera de mi vida sin la dulce palabra?
Como el óxido labra
sus arabescos ocres,
yo me grabé en los hombres, sublimes o mediocres.

Mientras vaciaba el pomo, caliente, de mi pecho,
no sentía el acecho,
torvo y feroz, de la sirena negra.

Me salí de mi carne, gocé el goce más alto:
oponer una frase de basalto
al genio oscuro que nos desintegra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario