miércoles, 25 de junio de 2008

No la llamen poeta



Hace poco, apareció en la tele una muchacha llamada Belén Francese; fue como invitada a varios programas. De tanto verla aparecer en pantalla, me enteré de que participaba del programa Bailando por un sueño, de Marcelo Tinelli. Una vedette, claro. Pero no sólo se hizo conocida por su cuerpo, sino porque improvisaba rimas. Muchos la llamaron poeta. Y muchos de los que la entrevistaron decían que lo que hacía era poesía.

Qué poco se sabe de la poesía.

La poesía es el género. Lírica, poesía: son lo mismo. Es como decir "teatro", "narrativa". Cuando a un escritor le preguntan qué escribe, él contesta: "Poesía", "Narrativa", "Teatro", "Ensayo".

Poema es la obra, cada una de las obras del género poesía. El poeta escribe un poema, no una poesía.

La rima es un elemento estilístico, totalmente opcional. Hay dos tipos de rimas: asonante y consonante. Hay rima asonante cuando coinciden todas las vocales a partir de la última vocal acentuada: casa/carpa, por ejemplo. Hay rima consonante cuando coinciden todas las vocales y todas las consonantes a partir de la última vocal acentuada: trucha/escucha, por ejemplo.

Decía que es opcional. Tan opcional como la metáfora, la sinécdoque o escribir a sílabas contadas. Es opcional, depende del estilo de cada poeta. Por eso, no se puede afirmar que sólo por la coincidencia de unas vocales podamos estar seguros de estar delante de un poema o de todo un género.

Lo que realmente me preocupa de todo esto es que, a la larga, se termina asociando la poesía a estos jueguitos de rimas, más ejercicios de ocurrencia que de literatura, y esto termina desmereciendo el género.

Felicito a la Francese (creo que ya quedó afuera del concurso), hay que ser muy ocurrente para inventar rimas en el momento, yo misma no puedo hacerlo, pero, por favor, señores, por favor, señoras, no la llamen poeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario