miércoles, 11 de junio de 2008

¿Lobo está?

Pocas personas pasan por aquí. Según las estadísticas, muchos vienen por las imágenes. Así la página más visitada es la de mi poema El grito, pero están allí cero minutos cero segundos. Entran por la imagen de El grito, el cuadro de Munch, nada más, y se van. Pájaro que comió voló.

Vengativa como soy, saqué la imagen. Muchos internautas que buscaban por Google se llevaron un chasco porque en la página de búsquedas todavía aparecía la imagen, pero, al entrar en mi diario, se daban cuenta de que ya no estaba más y no podían copiarla. Ah, dulce venganza.

La consecuencia fue muy simple: si antes entraban pocos visitantes, ahora entran todavía menos.

Muchos dicen que escriben para sí mismos. Que no les importa el lector. Es una burda mentira. Todos escribimos para que nos lean. Yo sigo escribiendo, entablando el diálogo con ustedes, lectores, pero...

¿Lobo está? ¿Me lee?

No hay comentarios:

Publicar un comentario