lunes, 2 de junio de 2008

Aguabesos

No estás aquí.
El sol lento en vertical me resquebraja.
Todo es árido, solo, vacío.

Pero sé
que el agua de tus besos se aproxima;
anegará mis campos.
Ya siento las gotas gruesas sobre mis pastos secos,
mana dulce sobre la tierra negra,
recorre mi vientre,
y, por fin,
moja mis labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario