domingo, 18 de mayo de 2008

Madre hay una sola

Hace poco, en algunos países fue el Día de la Madre. Aquí, en la Argentina, es en octubre y falta mucho, así que adelanté el homenaje y les traigo este videito que difundió Irene Fernández en su blog Buenos Aires de Diseño.

En 2 minutos 55 segundos, esta mujer logró condensar lo que dice una mamá en un día entero. Canta en inglés, pero tiene subtítulos en español.

Se lo dedico primero a mi mamá Élida y a mi tía Stella y también a Teresita, mis suegra, a mis cuñadas Jorgelina, Marcela y Gabriela, y a mis amigas Silvana, Luciana y Soledad. Y por qué no también a la futura madre que seré.



Ahora, volviendo a la poesía, y para terminar de ilustrar este tema, les dejo aquí el poema Maternidad, de José Pedroni.

Maternidad
Desde que sé, oh amiga, que llevas el misterio,
Tu nombre es la caricia de mi semblante serio;
Del corazón me vienen palabras de alabanza,
Y las manos me tiemblan ligeras de esperanza
Mis manos, como niños que ríen olvidados
Después de haber llorado.
Pienso vivir en calma; deseo ser más justo;
Quiero quererte siempre; y he aquí que otro gusto
Le siento al pan del día, que no en vano se besa,
Y al agua del aljibe, y al vino de tu mesa.
Tengo los ojos nuevos, y el corazón. Admiro
Las cosas más humildes, y te miro y te miro
Sin hablar.
¡oh, todo por el hijo que tengo que esperar!

Esperar... Es tan dulce la espera acompañada
Para quien siempre solo, nunca ha esperado nada.

...................................................

Mujer: en un silencio que me sabrá de ternura,
Durante nueve lunas crecerá tu cintura:
Y en el mes de la siega tendrás color de espiga,
Vestirás simplemente y andarás con fatiga.

- El hueco de tu almohada tendrá un olor a nido,
y a vino derramado nuestro mantel tendido - .
Si mi mano te toca,
Tu voz, con la vergüenza, se romperá en tu boca
Lo mismo que una copa.
El cielo de tus ojos será un cielo nublado.
Tu cuerpo todo entero, como un vaso rajado
Que pierde un agua limpia. Tu mirada un rocío.
Tu sonrisa la sombra de un pájaro en el río.

Y un día, un dulce día, quizá un día de fiesta
Para el hombre de pala y la mujer de cesta;
El día que las madres y las recién casadas
Vienen por los caminos a las misas cantadas;
El día que la moza luce su cara fresca,
Y el cargador no carga, y el pescador no pesca...
- tal vez el sol deslumbre; quizá la luna grata
Tenga catorce noches y espolvoree plata
Sobre la paz del monte; tal vez en el village
Llueva calladamente; quizá yo esté de viaje...-
Un día, un dulce día, con manso sufrimiento.
Te romperás cargada como una rama al viento.
Y será el regocijo
De besarte las manos, y de hallar en el hijo
Tu misma frente simple, tu boca, tu mirada,
Y un poco de mis ojos, un poco, casi nada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario