lunes, 3 de marzo de 2008

De ranitas, grillos, libros recibidos y Harry Potter: un poco de todo



Hoy no voy a publicar poemas. No es una huelga o algo por el estilo. Simplemente tengo otro tipo de novedades para compartir. Seguramente alguna les va a interesar.

Uno: de ranitas
El sábado vino a casa mi amiga Soledad. Bueno, es más que una amiga; más bien es una hermana para mí. Charlamos de todo, cocinamos una torta juntas (batimos a mano, así que tiene mérito) y nos volvimos a abrazar como si hiciera más de diez años que no nos vemos. Siempre nos decimos lo mismo: "te extraño", y cada vez es más cierto. Compartimos departamento hace unos años y la convivencia con ella fue dulce, llena de momentos que nos unieron y nos hicieron crecer.

En aquellas épocas, ella había heredado dos axolotes, uno gordo y uno flacucho. Hermosos animales...

Aquí hago un alto en el camino y sugiero que lean, si no conocen los axolotes, el cuento "Axolotl", de Cortázar. Imperdible.

Como les decía, los axolotes son animales hermosos (sólo unos pocos dicen que por su color traslúcido parecen "fetos"), grandes cazadores de peces oriundos de México. Tenerlos en cautiverio genera una mezcla de sentimientos: por un lado, la curiosidad científica que uno lleva dentro se alegra porque los puede observar; por otro lado, la humanidad se conduele y no entiende que no puedan gozar de su libertad. Pasa lo mismo con cualquier animal.

Soledad se los llevó pero le ganó la humanidad. Lo pensó y un buen día fue a los lagos de Palermo y los liberó.

No sé qué habrá pasado con ellos, pero es mejor morir en libertad que vivir en una pecera.

Y ahí viene el tema central de este punto: quedó libre la pecera grande y Sole me la regaló. ¡Y ahora mi ranita ganó centímetros cuadrados para nadar! Si la hubieran visto ayer, pataleando como loca de acá para allá. Si puedo, voy a filmarla y voy a subir el video a Youtube.

Dos: de grillos
El no-sé-si-es-un-grillo que vive en casa se ve que tiene hambre. Le está dando sin asco a mi lacito de amor. No me importa, es mi pequeña mascota y, como me dicen los que más me conocen, nunca tuve una mascota normal yo así que por qué él tendría que serlo.

Lo cierto es que el misterio ya se develó. Juanito, el ex no-sé-si-es-un-grillo, ha sido identificado ya por los expertos de Insectarium Virtual: es un saltamontes. ¡Mi pequeño saltamontes! Si quieren conocerlo cara a cara, pueden entrar acá.

Tres: de libros recibidos
Eugenia Coiro es una poeta argentina joven, de mi generación. Nos cruzamos en el ciberespacio medio de casualidad y hace poco tuve el gusto de recibir su libro de poemas 374.

Su estilo es interesantísimo y utiliza imágenes y metáforas de alto impacto, que todavía estoy rumiando. Muy pronto voy a escribir una reseña sobre el libro aquí, pero quiero profundizar en la lectura antes. Tengan paciencia, que falta poco para que escriba mis impresiones.

¡Gracias, Eugenia!

Cuatro: de Harry Potter
Siempre me mostré en contra de las tendencias masivas. Los programas de televisión, los libros, los artistas más vistos, más admirados... siempre me produjeron rechazo. Cuando Harry Potter se puso de moda, para mí fue sólo eso: una moda. Ahora que pasó el tiempo lo veo de otra manera.

Este personaje de J. K. Rowling permitió que toda una generación se acercara a los libros con gusto (los fanáticos no se quedaron con las películas). Descubrieron todo un universo mágico en los libros. Y eso es casi milagroso hoy en día. Por eso, los libros de Rowling son mágicos. Tantos padres machacaron por años con los libros y de golpe aparece este niño de anteojos con una cicatriz en la frente a sacudir su varita y hacer leer mágicamente a los chicos. ¡Fantástico!

Victoria, la hija mayor de Sergio, terminó de leer el último libro hace poco. Y Soledad, que vino a casa el sábado, también. Con torta y dulce de leche por medio, la conversación llegó a Harry Potter. Me encantó verlas charlar de libros con tanto gusto, "¿te gustó el final, te lo esperabas?", "está buenísimo", etc.

Conclusión esperable: estoy leyendo Harry Potter y la piedra filosofal. ¿Quieren saber más? Me está gustando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario