martes, 15 de enero de 2008

Hipo poético

Se vienen mis vacaciones. Partimos para Tandil. Ahí voy a conocer a Thiago, mi sobrinito, que ya tiene ocho meses (¡cómo pasa el tiempo!). Estoy en medio de bolsos, listas de cosas que hay que llevar y corridas.

Y se ve que la mejor manera que encontró mi organismo en este momento para canalizar el estrés fue un virogoso e incesante hipo, de esos que te agarran y no te sueltan por unos cuantos minutos.

Pensé: "tiene que haber algún poema sobre el hipo". Es vital y necesario encontrar ya un poema sobre el hipo.

Y entre hip e hip, recurrí a google y no tuve suerte. ¿Puede ser que nadie haya poetizado esta circunstancia que te sacude el tórax terriblemente? ¿Nadie le cantó al hipo que suena como un cuervo? ¿Nadie se fijó en la belleza de interrumpir las frase tan elegantemente?

Parece que no.

Pero convoco a los que se animen. Escríbanme a veruscio@diaryland.com y envíenme sus poemas sobre el hipo. Espero con ansias

No hay comentarios:

Publicar un comentario