viernes, 27 de julio de 2007

Ah, Baldomero

Porque no todo son balcones, ahí va un soneto de Baldomero Fernández Moreno.

Soneto a tus vísceras
Harto ya de alabar tu piel dorada,
tus externas y muchas perfecciones,
canto al jardín azul de tus pulmones
y a tu tráquea elegante y anillada.

Canto a tu masa intestinal rosada
al bazo, al páncreas, a los epiplones,
al doble filtro gris de tus riñones.
Y a tu matriz profunda y renovada.

Canto al tuétano dulce de tus huesos,
a la linfa que embebe tus tejidos,
al acre olor orgánico que exhalas.

Quiero gastar tus vísceras a besos,
vivir dentro de ti con mis sentidos...
yo soy un sapo negro con dos alas.

jueves, 26 de julio de 2007

Manzana



Pelo la manzana en serpentina roja.
Clavo el cuchillo.
Manzana que cruje
que juga en mis manos.
Serpentina
enterita para no casarse
enterita para la paciencia
roja sangre.
Adán, ¿querés un poco?
Acá en Río Negro hay mucha.

Manzana dura
pero líquida por dentro.
¿Querés un poco?
Pelo la manzana.
El niño tiembla:
ve la flecha.
Guillermo no va a poder
pero
manzana herida
pesada
caída.
Isaac deja su libro.
La tarde bajo el árbol terminó.
Caen la noche
la manzana
y su jugo.
Dejo el cuchillo
miro la serpiente roja que me tienta
y muerdo.

miércoles, 25 de julio de 2007

Bloqueo de gallinas

Estuve con mucho trabajo y el cansancio hasta quita las ganas de escribir. Ahí tengo la página en blanco y no se me ocurre nada.

¿Acaso inventaría algo? No, claro que no. Pero no estoy de humor para la poesía. Además, anduve merodeando en los pagos del cuento. Escribí uno y lo disfruté muchísimo, como si se tratara de armar un rompecabezas. Todo un desafío, hacía años que no probaba el cuento.

Pero de poesía, nada, che. Quiero seguir mi serie Del gallinero, que está pintando para un libro. Una macana, estoy seca estos días.

Inspírenme, gallinas redondas. Quiero escribir sobre ustedes.

lunes, 16 de julio de 2007

Presentación de Letras de Oro 2007

Estoy contenta. El 16 de septiembre a las 15.30, se presenta la antología cooperativa Letras de Oro 2007 de la Editorial Nuevo Ser en la Sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza, Av. Corrientes 1660.

El libro incluye cuatro poemas míos, de la serie Del gallinero.

Lamentablemente, la entrada no es abierta pero quería compartirlo de todos modos.

jueves, 12 de julio de 2007

Origen del término "poeta"

Estoy con faringitis, pero no quería dejar de estar por acá.
El término poeta ingresó en el español hacia 1335. Deriva del latín poeta y éste del griego poietes, en el que, además de 'poeta', significaba 'autor literario', 'hacedor', 'creador'.

Fuente: Corominas, Joan, Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, Gredos, Madrid, 1996.

martes, 10 de julio de 2007

Dolina y las musas

Aquí les dejo el inicio de una charla sobre las musas que dio Alejandro Dolina el 7 de mayo de 2004 en la 30.° Feria del Libro de Buenos Aires.

Si les interesa y quieren seguir leyendo, abajo pueden encontrar el vínculo al texto completo.

"El hombre es una perpetua víspera. Es lo que es, pero también lo que todavía no es. Vive inclinado hacia el futuro. Vive deseando y es él mismo su deseo.

El hombre se va a morir, pero tiene apetito de eternidad. El hombre es mortal y es esa tragedia la que lo hace libre, la que lo convierte en constante posibilidad. Posibilidad de caída o de salvación. El hombre se va a morir y por eso ama, y por eso escribe poemas.

Y tal vez el poetizar no sea más que un juicio sobre el carácter mortal del hombre. La poesía revela nuestra condición fundamental y esa condición es trágica.

Sin embargo, no debe pensarse que la poesía es una experiencia que luego va a ser traducida en palabras adecuadas. En verdad, las palabras mismas son la experiencia. La poesía es nombrar lo que no existía. Y ahora va a existir sólo por haber sido nombrado".

http://www.elnegrodolina.com.ar/Textos/Musa-%20charla.doc

viernes, 6 de julio de 2007

jueves, 5 de julio de 2007

miércoles, 4 de julio de 2007

Torito de Mataderos

El cuento Torito, de Julio Cortázar, está basado en la figura del boxeador Justo Suárez ("el Torito de Mataderos").

Transcribo la dirección de una página web en la que se puede escuchar un fragmento (el inicio del cuento) leído por el propio Cortázar. Imperdible.

http://www.isparm.edu.ar/BibliotecaVirtual/autordelmes/cortazar/cortazar.htm

Telegrama a altas horas de la madrugada

Es casi la una
STOP
trabajo práctico para la facultad
STOP
y lo único que pienso es en la poesía
STOP

martes, 3 de julio de 2007

Borges, Borges, siempre Borges

¿Saben qué? No le tengo miedo a Jorge Luis Borges.

Lo leí antes de saber de la fama detrás del nombre. Eso fue bueno: esa fama no me contaminó ni me predispuso. Me gusta porque me gusta, no por lo que digan los críticos. Él mismo decía que para conocer a un autor, para gustar de una lectura, hay un tiempo, y ese tiempo es personal.

Leí "El brujo postergado" a los trece años, más o menos, y subrayé el setenta por ciento de las palabras porque no las conocía... Aún así, diccionario de por medio, me gustó. Cuando llegué a "Las ruinas circulares", me terminé de convencer de que tenía mucho que aprender de ese tal Borges. Por eso no le tengo miedo. Fue mi maestro.

Y sí, si tuviera que irme a una isla, me llevaría Ficciones. Y, claro, este poema dobladito en un bolsillo.

El general Quiroga va en coche al muere
El madrejón desnudo ya sin una sed de agua
y una luna perdida en el frío del alba
y el campo muerto de hambre, pobre como una araña.

El coche se hamacaba rezongando la altura;
un galerón enfático, enorme, funerario.
Cuatro tapaos con pinta de muerte en la negrura
tironeaban seis miedos y un valor desvelado.

Junto a los postillones jineteaba un moreno.
Ir en coche a la muerte ¡qué cosa más oronda!
El general Quiroga quiso entrar en la sombra
llevando seis o siete degollados de escolta.

Esa cordobesada bochinchera y ladina
(meditaba Quiroga) ¿qué ha de poder con mi alma?
Aquí estoy afianzado y metido en la vida
como la estaca pampa bien metida en la pampa.

Yo, que he sobrevivido a millares de tardes
y cuyo nombre pone retemblor en las lanzas,
no he de soltar la vida por estos pedregales.
¿Muere acaso el pampero, se mueren las espadas?

Pero al brillar el día sobre Barranca Yaco
hierros que no perdonan arreciaron sobre él;
la muerte, que es de todos, arreó con el riojano
y una de puñaladas lo mentó a Juan Manuel.

Ya muerto, ya de pie, ya inmortal, ya fantasma,
se presentó al infierno que Dios le había marcado,
y a sus órdenos iban, rotas y desangradas,
las ánimas en pena de hombres y de caballos.