jueves, 29 de noviembre de 2007

Mi ranita

Los que más me conocen saben de mi gusto por las ranas. Las colecciono. De hecho, mi mascota hoy es una hermosa ranita acuática. Tengo la teoría de que es un macho, pero no estoy segura. Y no tiene nombre. Más bien, a fuerza de decirle "ranita", su nombre es Ranita. No es un nombre demasiado viril, pero bueh, no creo que me entienda.

De noche, Ranita croa. Y la pecera funciona como una caja de resonancia. A veces croa tan fuerte que tengo que subir el volumen del televisor para escuchar el noticiero o las novelas.

Quien descubrió las dotes de niño cantor de Ranita fue mi mejor amiga, Soledad. Cuando vino a cuidarme las plantas y mi mascota las últimas vacaciones, escuchó algo y determinó que venía de la pecera. Hablamos por teléfono y me lo contó súper entusiasmada. Era una historia rara y... no le terminé de creer. A la vuelta, encontré sobre la mesa del comedor una nota que decía: "La rana CROA". Imagínense mi entusiasmo. Ahí sí me pareció creíble.

Niño cantor, sí, pero tímido. Pasaron noches sin que cantara ni un DO. Hasta que un día, mientras iba y venía de la cocina al comedor, escuché algo yo. Le dije a Sergio y él, tan práctico y lógico como siempre, dijo que no podía ser la rana. Y encontró un grillo justo detrás de la pecera. Vaya desilusión.

Pero al día siguiente, volvimos a escuchar el ruidito. Volvió mi entusiasmo, mi orgullo de madre y mi asombro científico. Pero Sergio encontró otro grillo. ¿Cómo puede ser que haya tantos grillos en un quinto piso de departamentos?

Claro, eso era demasiada difamación. El niño cantor era niño cantor y qué le teníamos que atribuir sus melodías a vulgares grillos. El tercer día croó de lo lindo y mi entusiasmo pudo más que la lógica. Sí, efectivamente, Ranita croaba.

Ahora mismo está croando, pero bajito. A esta hora, un poco antes también, empieza. Si lo quieren imaginar, piensen en un grillo. Es muy parecido.

Así pues, toda esta introducción viene a cuento porque hoy les traigo un poema brevísimo que trata de mis queridas ranas.

Espero que les guste.


Ranas
Salto verde.
Entre el agua y los yuyos,
las ranas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario