miércoles, 19 de septiembre de 2007

Soledad Castresana y la bella crueldad de la carne

La editorial Alción (Córdoba, República Argentina) editó este año Carneada, el libro de poemas de Soledad Castresana.

El estilo de Soledad juega con la tensión constante entre la belleza y lo carnal, entre la crueldad y la sutileza. Una poesía provocativa y profunda.

Aquí van dos de sus poemas (como siempre, con el visto bueno de la autora).

un paseo por el bosque
el galope astillaba la siesta
las ramas herían
los costados de la yegua
el caballo aplastaba violetas
caían las moras
—vos ¿te dejarías?
los párpados fijos
duros los ojos
—bajate la bombacha

ella
que todavía
no llegaba a los estribos
no dijo nada
aunque las ortigas
le quemaban la espalda

la suerte del que come
un pollo salta
va dejando sobre la arena
el rastro de sus tripas
la sombra tibia de los órganos
que insisten
cada paso lo ahueca
cuando queda vacío
huesos y plumas
cae
sobre otro pollo rendido
en un rincón del gallinero
con la cloaca del ave
todavía entre los dientes
el perro se relame
no conoce
la suerte del que juega
con la comida del amo

No hay comentarios:

Publicar un comentario