viernes, 7 de septiembre de 2007

Carne perdida




No es culpa del apio, de las nueces, de la química...
Alguien te quitó, te sacó de mí.
Y te dejó ahí afuera, esperándome.

¡Antes! recuerdo cómo era.
Ahora mi cuerpo es un hueco.
Mi vientre es una sirena que te canta.

Volvamos al origen.
Recuperemos la carne perdida
y perdamos el aliento mientras tanto.


04 Jun 07

Nota: La imagen es de El beso, de Klimt.

No hay comentarios:

Publicar un comentario