lunes, 13 de agosto de 2007

Princesagallina

Las princesas sonríen
y dejan zapatitos
bailan el vals con un robusto
príncipe
que les promete reinos
y una cabeza de dragón
a sus pies.
Las princesas se casan
felices.

Pero nosotras
redondas
descalzas
no sabemos de reinos ni dragones.
Sólo conocemos a los gallos
y este campo plano
y lleno de hijos
sin dioses
sin príncipes
sin final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario