lunes, 13 de agosto de 2007

Commodore y gallinas

Cayeron como canicas de un frasco. Una a una fueron saltando al piso. Y de pronto, la casa estuvo llena de alas. Allá están ahora, alrededor de mi computadora nueva (¡Commodore, como la primera!).

Mis gallinas esperan con alma de perro que vuelva a escribir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario