viernes, 15 de junio de 2007

Titular

Titular es un arte. Se sabe que un mal título puede tirar tierra encima a un poema sólo con las dos o tres palabras que lo componen.

Está bien. Pero ¿quién dice que es obligatorio titular?

Algunos poetas le escaparon a la espada de Damocles que es titular simplemente identificando con números romanos sus poemas. Ahí está Neruda, por ejemplo, con sus sonetos.

En Poetas tras el arca, mis poemas destitulados se vieron obligados a llevar nombre. Y, negada como estaba a los títulos y a los números romanos, les puse letras. Lo acepto, fue una salida sospechosamente parecida a ponerles un número. Pero fue también una forma de ponerles un título neutro, casi vacío, que no les cambiara la esencia.

Titular es obligatorio: ¿mito o elección? Me inclino más por esto último.

No hay comentarios:

Publicar un comentario