martes, 12 de junio de 2007

El grito

Adónde me lleva esta angustia
este incendiado cielo mío.
Adónde me lleva.
Por qué tu mirada no me rescata
y nunca llegan tus manos a tocarme
a calmar
la ahogada tarde que me oprime.
Hasta cuándo soportaré esta ausencia.
Hasta cuándo en este puente inmenso
me tomaré la cabeza,
rojo el cielo,
y quemaré mi garganta con el grito.


Nota: Antes había titulado este poema Munch, pero la referencia era demasiado evidente. Finalmente, me decidí por el nombre del cuadro. Esta versión es de agosto de 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario