miércoles, 26 de diciembre de 2007

Racha de publicaciones

Si quieren seguir leyendo mis poemillas, pueden hacerlo en el blog Mispoetascontemporaneos, donde el poeta Gustavo Tisocco tuvo la amabilidad de publicarme. Un poema sobre estos tiempos en que nos reunimos en familia, cerramos balances y festejamos...

lunes, 17 de diciembre de 2007

Vida o muerte, es así

Hay dos ciclos en la naturaleza: hacia la vida o hacia la muerte. Pues bien, hoy entré en el baño de la empresa donde trabajo y encontré una mariposa revoloteando, que trataba de salir. Pensé "claro que hay mariposas, ojalá los incrédulos pudieran verla ahora mismo". La tomé por las alas, le abrí la ventana y la solté. ¡Hermosa libertad!

Recordé el viejo haiku (¿de Basho?)que dice:

Un palito.
Le pongo alas.
Una mariposa.

Pensaba en este movimiento hacia la vida cuando volvía a mi oficina. Curioso: había una polilla sobre la pared. No sé mucho de entomología, pero creo que las polillas son las hermanas feas de las mariposas. Algo así como las ovejas negras de la familia. La gente no las quiere. Las acusan de agujereadoras de pulóveres, y con eso alcanza para matarlas.

Pues bien, yo miraba la polilla pensando en todas estas cosas cuando, de golpe, el zapatazo. Sí, un compañero la mató así, sin asco, sin ningún tipo de culpa... Un zapatazo bastó.

Y ahí volvió a rondar el mismo poema (¿era de Basho?) pero en sentido negativo:

Una mariposa.
Le saco las alas.
Un palito.

En fin. No puedo decir c'est la vie porque es exactamente lo contrario. Pero digamos que concluyo lo siguiente: tanto la vida como la muerte son buenas razones para pensar en poesía.

Uno de ciencia ficción

Salí de mis temas comunes y escribí un poema sobre ciencia ficción. Se llama Robot y acaba de publicarlo la Revista Axolotl.

¡Leelo!

viernes, 30 de noviembre de 2007

Pensamientos sueltos sobre Gelman y la poesía

Juan Gelman ganó el Cervantes. Salió la noticia en todos los canales y radios. Ahora todos hablan como si leyeran mucha poesía. Me hacen reír.

A propósito del premio, Gelman dijo algo muy cierto: se mostró muy contento por lo que significaba el premio a nivel personal, pero destacó que el premio era más importante todavía para la poesía, que siempre termina relegada por las grandes editoriales.

Me hizo pensar. Es un poco así. Las editoriales no editan poesía (por lo menos no todo lo que uno quisiera), pero también es cierto que la gente no va en hordas desesperadas a leer poesía. Sí, yo exijo más poesía, lo hace Gelman, lo hacés vos que leés este blog, pero ¿cuánta gente más lo hace?

El hecho es que la gente no lee tanta poesía. O peor: dicen que no les gusta porque la asocian exclusivamente a la rima, a lo cursi y a la escuela primaria. Tamaño error. ¿Eso es lo que nuestras escuelas enseñan de poesía?

Mm, creo que la respuesta se parece demasiado a un sí.

Bien por Gelman, bien por la poesía, entonces. Oh, ya lo anticipo. Las grandes editoriales van a publicar a Gelman de ahora en más, se va a poner rabiosamente de moda... y, aunque mi tono no sea del todo conforme por esto de las modas culturales, la esperanza está en que tanto marketing editorial pueda llevar más lectores para el lado de la poesía.

No vendría mal, ¿no?

jueves, 29 de noviembre de 2007

Mi ranita

Los que más me conocen saben de mi gusto por las ranas. Las colecciono. De hecho, mi mascota hoy es una hermosa ranita acuática. Tengo la teoría de que es un macho, pero no estoy segura. Y no tiene nombre. Más bien, a fuerza de decirle "ranita", su nombre es Ranita. No es un nombre demasiado viril, pero bueh, no creo que me entienda.

De noche, Ranita croa. Y la pecera funciona como una caja de resonancia. A veces croa tan fuerte que tengo que subir el volumen del televisor para escuchar el noticiero o las novelas.

Quien descubrió las dotes de niño cantor de Ranita fue mi mejor amiga, Soledad. Cuando vino a cuidarme las plantas y mi mascota las últimas vacaciones, escuchó algo y determinó que venía de la pecera. Hablamos por teléfono y me lo contó súper entusiasmada. Era una historia rara y... no le terminé de creer. A la vuelta, encontré sobre la mesa del comedor una nota que decía: "La rana CROA". Imagínense mi entusiasmo. Ahí sí me pareció creíble.

Niño cantor, sí, pero tímido. Pasaron noches sin que cantara ni un DO. Hasta que un día, mientras iba y venía de la cocina al comedor, escuché algo yo. Le dije a Sergio y él, tan práctico y lógico como siempre, dijo que no podía ser la rana. Y encontró un grillo justo detrás de la pecera. Vaya desilusión.

Pero al día siguiente, volvimos a escuchar el ruidito. Volvió mi entusiasmo, mi orgullo de madre y mi asombro científico. Pero Sergio encontró otro grillo. ¿Cómo puede ser que haya tantos grillos en un quinto piso de departamentos?

Claro, eso era demasiada difamación. El niño cantor era niño cantor y qué le teníamos que atribuir sus melodías a vulgares grillos. El tercer día croó de lo lindo y mi entusiasmo pudo más que la lógica. Sí, efectivamente, Ranita croaba.

Ahora mismo está croando, pero bajito. A esta hora, un poco antes también, empieza. Si lo quieren imaginar, piensen en un grillo. Es muy parecido.

Así pues, toda esta introducción viene a cuento porque hoy les traigo un poema brevísimo que trata de mis queridas ranas.

Espero que les guste.


Ranas
Salto verde.
Entre el agua y los yuyos,
las ranas.

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Plaza de mayo



En Plaza de Mayo
los canas arman barrera.
No sea cosa que se levanten
los pobres
el pueblo
el hambre y la indignación.

¿De quién te defienden, presidente?
¿Acaso ese piedrazo que te tira
ese hombre de cuarenta
(que se quedó en la calle
y sin trabajo)
te va a doler?
¿O le temés a ese gordo enloquecido
bañado en gasoil hasta las lágrimas?
¿O es que no querés ver a ese viejo
que te votó
y pagó impuestos todos estos años
(ese viejo que sólo te pide
cincuenta pesos más para pan y aspirina)?

En Plaza de Mayo
los canas arman barrera.
No sea cosa que te conmuevan
esos pobres
ese pueblo
su hambre y su indignación.

(14-Nov-05 / 23-Nov-05)

lunes, 26 de noviembre de 2007

La flor de Olmedo

Que de noche le mataron
al caballero,
la gala de Medina,
la flor de Olmedo.
Sombras le avisaron
que no saliese,
y le aconsejaron
que no se fuese
el caballero,
la gala de Medina,
la flor de Olmedo.

Esto lo escribió Lope de Vega hace mucho. Y esto estuve a punto de cantarle a viva voz a una persona el jueves pasado en pleno centro, y no me animé.

Estaba en el centro de Buenos Aires, iba por la calle Perú, que se hace más angosta después de cruzar Belgrano. Casi llegaba a la esquina de la Manzana de las Luces cuando la vi. Sí, ahí parada en el medio de la vereda: mi profesora de Literatura Española I.

Una anciana mucho más baja que yo, con sus anteojos de siempre, el pelo cano y corto como cuando la conocí. Estaba ahí parada, como esperando a alguien. Busqué con la vista a la hermana, que siempre la acompañaba a todos lados, pero no la vi.

Esta mujer daba toda la impresión de una monja. Las polleras siempre largas, zapatos cerradísimos y en punta, de negro obligado, camisas cerradas hasta el último botón, cruz en el pecho, el pelo corto súper prolijo, la voz finita.

Dije antes que la hermana la acompañaba a todos lados y esto era así porque mi profesora no veía bien. Bueno, es un modo cortés de decirlo. La cosa es que casi se había quedado ciega. Entonces la hermana la ayudaba a ir de una clase a otra, le llevaba los papeles y esas cosas. Algo entre lazarillo y asistente, en el buen sentido.

Enseñaba a Lope de Vega, a Cervantes... Y cuando nos habló de la obra de teatro El caballero de Olmedo, de Lope de Vega, nos llevó un grabadorcito y nos hizo escuchar la canción cuya letra figura más arriba, cantada por ella y por la hermana, que estudiaba y sabía mucho de música. Una canción popular. Después repartió la letra y logró, no sé si por autoritarismo o por compasión, que personas de 21 a 50 años cantáramos con ella a viva voz y que, minutos más tarde, repitiéramos la experiencia, lo cual quedó grabado después de la versión de ella y de la hermana. Vaya uno a saber si eso sigue en algún lado.

El hecho es que yo venía por Perú y ahí estaba ella. Y como siempre ando cantando esa canción, la vi y fue algo automático, la canción pujaba por salir. Y me dije: "Me paro al lado y, por más que no me vea, le canto la canción y le digo que me acuerdo mucho de ella". No sé, algo por el estilo, algo lindo. Creía que cantarle iba a causar una honda impresión. Figúrense: nadie anda cantando los versos de Lope de Vega por ahí.

Apreté el paso y cogoteé para ver si estaba la hermana. Cerca de ella había un taxi y alguien medio agachado en la puerta de atrás, como queriendo sacar algo pesado del asiento o del piso. Muy bien, estaba con alguien más. Empezó a haber mucha más gente en Perú. ¿De dónde salió toda esta gente? Y cómo voy a cantarle si me están empujando. ¿Qué hago, qué hago? Yo le canto, qué importan los que están atrás, que esperen.

Faltan unos diez pasos, más o menos. Ahí me di cuenta de que no me acordaba del nombre de mi profesora. ¿Y qué le digo entonces? ¿Profesora? ¿Y no le digo el nombre? ¿Le canto y sigo de largo? Sí, total no me ve.

Cinco pasos. Un tipo me pasó y pasó al lado de mi profesora. Parecía de mármol, quieta en el medio de la vereda. ¿Y si no es ella? Pero es igual, date cuenta. ¿No ves que está idéntica? Es ella... ¿pero cómo se llama, por Dios?

Tres pasos, dos, uno. Y no me animé. Pasé al lado de mi profesora como una salamita. Encima, sin querer le pegué de costado con la cartera, le pedí disculpas casi sin voz y seguí de largo. Al llegar a la esquina, sentí vergüenza. ¿Ahora, justo ahora me voy a dar cuenta de lo gallina que soy? No, ahora vuelvo y lo hago lo mismo. Le canto el caballero de Olmedo y sanseacabó. Hago como si tuviera que ir para el otro lado y listo. Total no me vio. Vuelvo, sí, mejor vuelvo.

Pero se encendió la luz verde del semáforo y crucé.

Tal vez nunca nadie le dijo a esta profesora que le había gustado El caballero de Olmedo o sus clases. Tal vez la profesora muere mañana. Tal vez no, pero quizás ésa fue la última vez que la voy a ver en la vida. ¡Y yo, como una cobarde, huí! ¿Por qué, por qué?

Menos mal que me gusta cantar...

jueves, 22 de noviembre de 2007

El libro en mi mesita de luz: El inimitable Jeeves

Hace años leí una novelita divertidísima de P. G. Wodehouse, Guapo, rico y distinguido. Si bien leí una traducción y es cierto ese refrán italiano que dice "traduttore, tradittore" (traductor: traidor), el lenguaje y el humor genial del autor trascienden las diferencias culturales y de idioma.

Aquel libro de la editorial Anagrama no sólo me gustó por la historia de enredo y por hacerme reír a carcajadas (cosa difícil realmente), además los personajes eran elegantes, con garbo y estilo. Sí, debo admitirlo me gustan la moda, la elegancia y el buen gusto. Y me gusta también encontrarme con personajes con estas características, con un pequeño toque superficial.

El caso es que ayer, tras hacer mis trámites de empresaria por el centro, pasé por la librería Zivals, una librería que me da gusto visitar siempre que tengo la oportunidad. Es que un buen porcentaje de mis libros provino de allí.
Tentada nuevamente, entré y busqué alguna novedad en poesía. Pero ningún título me llamó especialmente. Casi había abandonado la esperanza de conseguir algo bueno, cuando llegué a la mesa donde estaban las novelas de Anagrama. Miré de reojo, tratando de esquivar a un muchacho que estaba viendo la mesa de al lado, y unas letras me llamaron la atención. El libro decía "Wodehouse". ¿De dónde conocía yo ese apellido? Entonces recordé, tomé el ejemplar de El inimitable Jeeves y fui a la caja.

Ayer lo empecé y no puedo parar de leer: Wodehouse es buen pagador. Tenía un buen panorama para hoy porque iba a haber un corte de luz por la zona donde trabajo, y vine a trabajar con la plácida idea de darme una panzada de la prosa de Wodehouse durante la mañana, qué mejor que eso. Pero no hubo corte, por lo que tendré que esperar.

Ah, qué ansiedad. Devoré lo que pude durante mi hora de almuerzo y los dejé a Bingo Little y a Bertie en el medio de un embrollo... No veo la hora de seguir leyendo.

Sí, definitivamente la carrera de Letras no logró aniquilar mi pasión por la lectura. Brindo por ello.

sábado, 17 de noviembre de 2007

jueves, 15 de noviembre de 2007

Presentación gatuna

Ayer fuimos con mi pareja a la presentación del libro Después de vos de Leonor Silvestri. Fue en la librería Fedro, en San Telmo. Un lugar chico, que se llenó de gente.

¿Qué decir? Siempre es complicado reflejar en un par de párrafos el ambiente de una presentación. Pero lo intentaré.

Por supuesto, los gatos no sólo estaban en papel. Gigantografías con las ilustraciones de Cristina Lancelloti recibían a los invitados, un hermoso gato negro que jugaba de local se paseó entre la poeta Liliana García Carril, Gustavo Alvarez Nuñez y Diego Lambertucci, presentadores del libro y un montón de gatitos estampados maullaban desde la remera gris de Silvestri.

García Carril leyó un texto que tenía preparado, que demostró su disciplina y su rigor al analizar una obra. Habló de Silvestri, del libro, de los gatos y también de otros autores apasionados por estos felinos.

Gustavo Alvarez Nuñez prefirió hablar sin guiones previos, y eso, si hablamos de coherencia del discurso, de progresión discursiva, se notó. Rescato esto: dijo que había conocido a una Leonor adolescente muchos años antes y que, tras una separación de doce años, se reencontraron. No podía creer (y a la vez admitió que era la única resolución posible) que la joven inquieta que le preguntaba por Flaubert y por el punk rock se había convertido en una figura que unía en una sola persona la provocación, la poesía y la política.

Es claro que preferí las palabras de García Carril. La brevedad siempre aporta más, a mi parecer.

Finalmente, llegó la lectura de Leonor. Fue un diálogo de poesía y música. A los poemas, seguía la interpretación del violinista Diego Lambertucci. Me gustó mucho la lectura, no tanto el violín.
Lo bueno: se notaba que los presentes habían leído ya el libro, por eso, por momentos, anticipaban los mejores versos con sonrisas.

Una noche interesante.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Mi traducción de Smoke gets in your eyes

De tanto trabajar revisando traducciones, me dieron ganas de probar suerte con la letra de una canción clásica que se llama Smoke gets in your eyes. El original es de 1933, pero después se hizo conocida gracias a Los Plateros.

Acá va mi versión de esta letra romanticona y te la dedico a vos, mi pibito hermoso y mi amor.

Hay humo en tus ojos
de Jerome Kern (música) y Otto Harbach (letra)

Me preguntaron cómo supe
que era mi amor verdadero.
Oh, claro que les dije:
no puedo negar algo tan mío.
 
Un día me dijeron: ya verás
que el amor es ciego.
Oh, cuando tu corazón arde,
date cuenta,
el humo te nubla los ojos.
 
Y me reí de ellos alegremente,
por pensar que podían dudar de mi amor.
Pero hoy se me esfumó
y estoy sin mi amada.
 
Ahora los amigos se ríen, se burlan,
no puedo ocultar que lloro.
Oh, entonces sonrío y digo:
cuando una llama de amor muere,
el humo te nubla los ojos,
hay humo en tus ojos.

sábado, 3 de noviembre de 2007

Presentación de Vuelo Íntimo




Se viene la presentación de Vuelo íntimo, antología de Dunken en la que podrán leer mi poema "Manzana".

Como buena parte de estas presentaciones colectivas, el evento tiene un cupo de asistentes, por lo que no voy a poder invitarlos. A título informativo, les cuento que va a ser el 15 de diciembre de 2007 a las 11 en las instalaciones de la editorial.

Lo importante es esto: a partir del 15 de diciembre, pueden comprarse su ejemplar de Vuelo íntimo y leer mi poema.

¿Dónde? Acá van los datos:

Editorial Dunken
Ayacucho 357, Capital Federal
Tel/Fax: (011) 4954-7700 rot.
www.dunken.com.ar

jueves, 1 de noviembre de 2007

reunión familiar

esos parientes como insectos
sólo zumbido y aguijón
aletean y aletean y yo sólo quiero
raid

01 Nov 07

lunes, 22 de octubre de 2007

Reseña: Después de vos, de Leonor Silvestri

Poesía
Después de vos
Leonor Silvestri
Ardiente Claridad
27 páginas

Después de vos habla del amor, de una ausencia, de lo quedó después. El después de una persona, que ahora es inasible. Ese vos se escabulle en los versos, aparece casi desdibujado y no se lo nombra, pero está, y su falta es tan dolorosa que sólo se puede hablar de él por medio de tres gatos: Alí, Anita y Blanquita.

Silvestri distrae de lo otro poniendo el foco en los felinos. Toma distancia o se acerca al lector, según el poema. El pronombre vos es, por momentos, uno de los gatos: “cómo me subyuga verte dormir”, “no Blanquita no / vos nadaste”, “cuando llegaste a mí no me di cuenta / me habías adoptado”; por momentos, la voz de la poeta es la del gato: “me quedo por vos”; por momentos, es el ser amado: “esa paciente insistencia asiática / ese constante reclamo de afecto / llena los espacios que quedaron / después de vos”.

Quien ame los gatos va a enamorarse de este libro. En cada página, hay una atinada y fresca caracterización del “mínimo tigre de salón” al que le había cantado Neruda. Ellos son libres, independientes, no hacen caso a las imposiciones laborales, eligen a sus compañeros en la vida, exigen amor y son la ardiente claridad en las noches. Son “anticonejos / el tiempo no los apremia”. La poeta deja traslucir su deseo de ser lo que ellos; confiesa: “más pudiera yo ser Anita” y finalmente profetiza: “todos seremos gatos”.

Hay tres voces en el libro: Silvestri en español, Silvestri en inglés (cada poema está autotraducido) y Lancellotti, con sus ilustraciones. Así se crea un espacio nuevo, que es más que una suma de dibujos, inglés y español. En Después de vos, las tres voces se entrecruzan, se potencian, se vuelven una y cantan. Aunque debería decir: “ronronean”.

jueves, 18 de octubre de 2007

Alba Estrella Gutiérrez

Para mí, ayer fue uno de esos días que traen regalos, dones. La poeta Alba Estrella Gutiérrez, que tanto admiro, me escribió un hermoso correo electrónico y me hizo sentir que, realmente, la poesía hermana.

Hace unos años, cuando descubrí la obra de Fermín Estrella Gutiérrez (su padre), me propuse buscar información, seguir leyéndolo, conocerlo más. Así llegué, por los caminitos que nos ofrece internet, a una página donde le hacían un homenaje, donde dejé un pequeño comentario.

Alba lo leyó y se puso en contacto conmigo para agradecerme, sin saber que yo también la leía a ella y la admiraba.

Así, pues, hoy me enorgullece traerles uno de sus últimos poemas. ¡Gracias, Alba, por compartirlo!

la voz
cuando los pasos
desnuden el impiadoso regreso
en lugar apenas tibio
dormido entre mis ojos
cuando todo se olvide
y quede sólo
una luciérnaga de alas
comienzo de llama entre tus cejas
y tiemble su velamen de sombra
cuando de mí se burlen
los dioses invisibles
cotidianos orfebres
inmensa aventura
de haber sido un acaso
o un tal vez de insobornable cierto
en fugaces presagios
cuando esto suceda
porque sé lo que digo
tu voz se hará ventana

de cerrojos abiertos

martes, 16 de octubre de 2007

Octubre: estoy en Mis poetas contemporáneos

Estoy en Mispoetascontemporaneos, de Gustavo Tisocco. No te lo pierdas. Dejame ahí tus comentarios.

(Maravillosa, Gustavo, la imagen que elegiste para mi poema).

viernes, 12 de octubre de 2007

¡Fuerza, Luli!

Luli es una niña preciosa, un sol que brilla, a pesar de su parálisis cerebral. Hoy la operan y, desde acá, quiero hacer fuerza por ella. Y pedir que la incluyan en sus oraciones.

Este poema se lo escribió su padre.

Tus ojos
Tus ojos hablan
hablan sin decir una palabra
hablan y ningún sonido se escucha
hablan desde lo profundo
hablan desde las entrañas
hablan desde ese pequeño corazón
hablan y piden amor
hablan y piden paz
hablan y piden vida
y yo, niña mía, vivo por esos ojos.

jueves, 11 de octubre de 2007

Yo escribo: la moda de los blogs

Los blogs se han puesto de moda. Miles de personas escriben en sus diarios públicos día a día. Y otros tantos los leen. Hay una urgente necesidad de decir y de ser escuchado.

Es que la humanidad de una persona está en su necesidad de comunicación. Es una necesidad tan urgente que rompe las barreras más importantes. Por eso, los no videntes pueden leer y escribir, los sordomudos pueden hacerse entender con señas, quienes padecen parálisis cerebral se expresan con miradas.

Internet, muy al contrario de lo que se pensaba, resultó un medio masivo más que permite la comunicación. Es maravilloso. De pronto, sin importar su profesión o su gusto por la escritura, jóvenes, adultos, niños y ancianos están escribiendo. Puedo escuchar los ruidos de las teclas. Cientos, miles, millones de teclados que suenan a un tiempo, que claman por atención, que piden lectores, que piden un poco de reconocimiento... Escribir para ser alguien en la red, para existir para el otro.

Se equivocaba Descartes... La frase debía ser "Escribo, luego soy".

viernes, 5 de octubre de 2007

Leer y releer o animarse...

Hubo una época en que me atacó la fiebre consumista cultural, una especie de fanatismo esnob por los libros que me llevaba a comprar compulsivamente novedades editoriales, ofertas irresistibles de la mesa de dos pesos y hasta más de una edición del mismo libro.

Así fui armando mi biblioteca. Tengo libros que amo, libros que me regalaron, libros en los que participé, libros que me traen recuerdos de la facultad, de cuando estudiaba mis griegos y latines, de cuando era chica y leía cuentos rusos. Son mi tesoro.

Cuando dejé la carrera de Letras y, simultáneamente, dejé de comprar libros, porque había pasado la fiebre y se había agotado el dinero, quedé a un lado del camino. No me enteraba de las novedades, no conocía a las "jóvenes promesas"...; en pocas palabras, no salía de mis libros.

Vivir en un termo por unos años me vino bien, debo reconocerlo: leí miles de veces mis poemas favoritos, intenté memorizar algunos versos, conocí mejor a ciertos autores. Es bueno como técnica para desintoxicarse tomar contacto con lo propio, lo admirado, lo deseado, sirve, pero no alcanza.

Entonces me llegó el tiempo de abrir libros nuevos, preguntar qué se lee al vendedor, buscar en internet poetas contemporáneos... animarme. "Hay tantos mundos allí afuera ¡y me los estuve perdiendo!". Por eso, esta nueva etapa. Ya leí y releí mis preferidos. Ya fui y volví. Ahora me animo.

martes, 2 de octubre de 2007

Flashback


General Paz
el colectivo no está tan lleno
y es temprano todavía para esperar algo
entonces ese olor te pega un bife
despertate nena
dale
acordate
sos una nariz
vainilla-flan-perfume-infancia
acordate
dónde están ahora
tus figuritas para raspar y oler

domingo, 23 de septiembre de 2007

Estoy en la edición de septiembre de Mis poetas contemporáneos

Leeme, leeme.

Me publicó en su blog Gustavo Tisocco, con quien compartí la antología Palabras urgentes, de Dunken (él, en la página 83 y yo, en la 79).

Entrá acá: Mispoetascontemporaneos

sábado, 22 de septiembre de 2007

El libro en mi mesita de luz: De amor (dientes paredes arrugadas)

Susana Cella, De amor (dientes paredes arrugadas), Buenos Aires, Ed. Zorra Poesía, 2006

Poemas de amor. Sintaxis que te zarandea, que te mueve el piso, que te eleva. Silencios y palabras para hablar de un sentimiento que creíamos conocer. Sí, sí, ¡comprátelo!

Por fin, sol

Sé que las nubes, la lluvia y el frío predisponen a refugiarse en la escritura. Sin embargo, ese estado de ánimo no funciona para mí. Es cursi, pero cierto (las cosas cursis suelen ser las más ciertas): la luz renueva.

¡Sí!, volvió el sol para que los gatos salgan a darse baños de luz. Y ya estamos unos cuantos humanos con lo mismo, saliendo a la luz, intentando comernos el calor de un solo bocado.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Noticia de último momento: liberaron a Perséfone

¡Último momento! Perséfone, la jovencita raptada hace seis meses, acaba de salir de su prisión bajo tierra. En vivo, en instantes, el emotivo reencuentro con su madre Démeter.

Sí, en criollo: llegó la primavera. Y yo acá les traigo un poema alusivo. Eso sí, tómense descanso los críticos literarios, váyanse, no los necesito, ¡tienen tanto que hacer por ahí!

Al resto de mis lectores, les pido piedad y paciencia. A continuación, van a leer el poema de una niña de diez años (el primero escrito por ella), niña que supe ser allá por la primavera de 1988.

La Primavera
La Primavera está de fiesta
con su vestido multicolor,
los pajaritos pían y cantan:
"¡Vivan las flores, viva el color!"

Días cálidos, noches frescas,
en la fiesta del calor.
La Primavera está de fiesta
con su vestido multicolor.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Soledad Castresana y la bella crueldad de la carne

La editorial Alción (Córdoba, República Argentina) editó este año Carneada, el libro de poemas de Soledad Castresana.

El estilo de Soledad juega con la tensión constante entre la belleza y lo carnal, entre la crueldad y la sutileza. Una poesía provocativa y profunda.

Aquí van dos de sus poemas (como siempre, con el visto bueno de la autora).

un paseo por el bosque
el galope astillaba la siesta
las ramas herían
los costados de la yegua
el caballo aplastaba violetas
caían las moras
—vos ¿te dejarías?
los párpados fijos
duros los ojos
—bajate la bombacha

ella
que todavía
no llegaba a los estribos
no dijo nada
aunque las ortigas
le quemaban la espalda

la suerte del que come
un pollo salta
va dejando sobre la arena
el rastro de sus tripas
la sombra tibia de los órganos
que insisten
cada paso lo ahueca
cuando queda vacío
huesos y plumas
cae
sobre otro pollo rendido
en un rincón del gallinero
con la cloaca del ave
todavía entre los dientes
el perro se relame
no conoce
la suerte del que juega
con la comida del amo

lunes, 17 de septiembre de 2007

Leonor Silvestri

Tres de Leonor Silvestri.

Sulpicia
¡Al fin llegaste Amor!

Con tal intensidad que me es más vergonzoso negarte que afirmarme.
Fingir que nada ocurre.
Me alegra haber cometido esta falta.
Revelarlo y gritarlo.
¡Qué los vecinos sepan!

Conmovido por mis promesas, te apoyó contra mi vientre.
Cumplió Amor con su palabra.
Te atrajo hacia mí.

No, no quiero confiar esto a la estúpida intimidad de mis notas.
¡La que no tenga su historia que cante la mía!

Me da asco componer mi rostro por el qué dirán.
¡Qué se diga entonces: DIGNA DE VOS ESTUVE CON VOS DIGNA!


Karina
Quisiera saber quién
quién es
esa mujer
esa
Que usa mi ropa
Que usa mi cuerpo
Que habla por mi boca
¿Es de verdad?
¿Es para siempre?
¿O sólo aparece cuando
Vos estás?
¿Estás?
Siento que no soy yo él que habla


Mamá dijo
Sacá la basura
Tomá el dinero
Comprá el pan
Traeme el vuelto
Barré la alfombra
Sacá al perro
Lleváme a pasear
Besáme la oreja
Olvidáte de los chicos
Dejáme sola
Agarrá mis manos
Atáme fuerte
para que no me escape


Leonor Silvestri nació en 1976. Es especialista en Literatura clásica por la Universidad de Buenos Aires, traductora, y poeta, gestora cultural.

Publicó el libro de ensayo Catulo, Poemas. Una introducción crítica, Santiago Arcos, 2005; el poemario para adolescentes y adultos jóvenes Después de Vos, Ardiente Claridad, 2007 (con ilustraciones de Cristina Lancellotti) y los poemarios bilingües auto-traducidos el curso. mitología grecolatina en formato libro objeto CD-rom, Voy a salir y si me hiere un rayo, 2006, con un subsidio otorgado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y Nugae, Teoría de la traducción, Simurg, 2003.

¿Llegaste hasta acá y querés leer más? Seguí leyéndola en:
www.fotolog.com/leonorsilvestri1
www.leomiau76.blogspot.com
www.todonuevobajoelsol.blogspot.com

Letras de Oro 2007




Y sí, se presentó Letras de Oro 2007, de la editorial Nuevo Ser. Fue ayer domingo en el complejo La Plaza, casi a las cuatro de la tarde. Son siete tomos. Mis poemas sobre gallinas están en el tomo 1, páginas 135 a 138.

De la ceremonia, de la premiación y del editor, no pienso hablar. ¿Qué más se puede decir sobre el vandalismo cultural?

Ahora, sobre el libro sí. Cuatro poemas míos andan picoteando otras manos ya... y eso es lo que cuenta.

viernes, 14 de septiembre de 2007

Primicia exclusiva

Hace un rato me informaron que la editorial Dunken va a incluir mi poema "Manzana" en la antología Vuelo íntimo. Estuvo a cargo de la selección la poeta Marta Mutti.

martes, 11 de septiembre de 2007

Mis maestros

11 de septiembre: en la Argentina, es el Día del Maestro.

¿Quiénes te enseñaron mucho más que fechas y conocimientos académicos? ¿Quién te enseñó realmente? ¿Quién te mostró el camino y te invitó a recorrerlo? ¿Quiénes fueron tus maestros?

Éstos fueron los míos:

Mirta Meyer: me enseñó latín y me acompañó en los primeros pasos de mi carrera de correctora.

Eduardo Sinnot: refinó mi gusto literario con los clásicos griegos y me enseñó que en una palabra se esconde un mundo.

Inés Perren: mi profe de Historia de la secundaria. Primer desafío a los 13: sacar conclusiones sola.

Kelly Gavinoser: mucho más que gramática; depositó tanta confianza en mí que no me quedó otra que autosuperarme.

Adriana Buarotti: mi primera crítica literaria y la primera en alentarme en la escritura.

Pedro Mairal: mi paciente profesor de taller literario, de poesía.

Marcela Corridoni: my dearest English teacher!

María del Carmen Colombo: supo ver la esencia de mi poesía.

Elvia Rosolía: la comunicación, pero como nunca antes la había pensado.

viernes, 7 de septiembre de 2007

Poesía joven: Sofía Di Leonardo

Descubrir una poesía que nos gusta es un verdadero placer. Esta vez el gusto vino de la mano de una poeta joven, de Córdoba Capital. Se llama Sofía Di Leonardo y nació en 1984. Un estilo de palabras simples, cotidianas, pero de significado profundo. Objetos que hablan de personas, cosas que son sentimientos.

Recorto de las revistas
las letras de tu nombre
y con algunos papeles
logro formar
un collage

Hay líneas que se pierden
en tu boca
hay colores que se confunden
con el frío

Encima de todo
hoy es domingo


Más poemas de Di Leonardo en:
http://www.revistaescribas.com.ar/pdf/juegos_de_rombos.pdf
http://laseleccionesafectivas.blogspot.com/2006/12/sofa-di-leonardo.html
http://item.slide.com/r/1/118/i/_7-xFr6t4T_1LE5F5tc2-a6Ff5oNckJr/

Carne perdida




No es culpa del apio, de las nueces, de la química...
Alguien te quitó, te sacó de mí.
Y te dejó ahí afuera, esperándome.

¡Antes! recuerdo cómo era.
Ahora mi cuerpo es un hueco.
Mi vientre es una sirena que te canta.

Volvamos al origen.
Recuperemos la carne perdida
y perdamos el aliento mientras tanto.


04 Jun 07

Nota: La imagen es de El beso, de Klimt.

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Canillita


Cielo nublado hoy
el tero en la esquina como siempre
diaré diaré diaré
avanza entre los autos
se aleja con su capita oscura
las patas flacas
sólo el grito periódico se escucha
diaré diaré diaré
hasta que vuelve.


05 Sep 07

jueves, 30 de agosto de 2007

Castel y el sueño del pájaro

Juan Pablo Castel, personaje de El túnel, se la pasa diciendo que hay un desdoblamiento en él. Pero ¿cuál es ese desdoblamiento?

Veamos: por un lado, es un hombre tierno, humilde y sensible; por otro, es un hombre violento. Por un lado, es un hombre calculador y frío; por otro, es impulsivo e irracional. Dos caras de la misma moneda. El reprimido y el violento. El controlador y el impulsivo. Es las dos cosas, que son lo mismo.

Su mundo calculador y racional lo oprime. Le quita la libertad, lo esclaviza. Es prisionero de sus razonamientos. Se equivoca trágicamente. No ve los grises de la vida; sólo se queda con el blanco y el negro. Y sufre, sufre mucho.

Por eso, el sueño: un mago lo convierte en pájaro, pero nadie lo nota, el resto lo sigue viendo como a un hombre. Él es dos personas en una y sólo él lo sabe. El resto ve la unidad, que Castel sabe perfectamente que no es tal. Él es dos hombres en un solo cuerpo.

miércoles, 29 de agosto de 2007

Sueños

Estoy leyendo El túnel, de Sábato por vez número... bueno, ya perdí la cuenta. Es apasionante: redescubro la historia en cada lectura.

Esta vuelta me quedé pensando en el papel de los sueños en la literatura. Lo onírico es un instrumento más para el escritor, que suele usarlo como símbolo para que aparezca lo oculto, lo que no se sabe con certeza, para anticipar lo que va a ocurrir.

(Anotación al margen: ¡Qué interesante sería escribir/leer un artículo sobre los sueños en la literatura!).

En El túnel, Juan Pablo Castel tiene un par de sueños; en uno de ellos, un mago lo convierte en pájaro y lo más curioso es que nadie lo advierte. Recordé así los sueños de Raskolnikov (¡pobre caballo!, ¡cuánto sufrí!) en Crimen y Castigo, de Dostoievsky; los del hombre que crea a otro hombre en "Las ruinas circulares", de Borges.

Hay muchos más, claro. Y vos, ¿cuáles recordás?

martes, 28 de agosto de 2007

Antónimos

¿Cuál es el antónimo de la palabra "poesía"? Sí, claro que existe. Es "oficina". Una como la mía, por ejemplo, en una especie de sótano, sin ventanas que dejen ver el cielo. Un frío sótano. Ah, vaya desconsuelo. Cables, computadoras, luz artificial...

Supongo que ésta es mi única ventana.

lunes, 27 de agosto de 2007

María Paula Mones Ruiz está en la web

Hace poco me comentó la poeta María Paula Mones Ruiz, amiga mía de años, que tiene una página web. Una magnífica noticia. Necesitábamos su poemas en la red.

El dato
http://www.mariapaulamonesruiz.com.ar/

¡A leer!

lunes, 13 de agosto de 2007

Commodore y gallinas

Cayeron como canicas de un frasco. Una a una fueron saltando al piso. Y de pronto, la casa estuvo llena de alas. Allá están ahora, alrededor de mi computadora nueva (¡Commodore, como la primera!).

Mis gallinas esperan con alma de perro que vuelva a escribir...

Princesagallina

Las princesas sonríen
y dejan zapatitos
bailan el vals con un robusto
príncipe
que les promete reinos
y una cabeza de dragón
a sus pies.
Las princesas se casan
felices.

Pero nosotras
redondas
descalzas
no sabemos de reinos ni dragones.
Sólo conocemos a los gallos
y este campo plano
y lleno de hijos
sin dioses
sin príncipes
sin final.

lunes, 6 de agosto de 2007

Spam y poesía

Odio el spam. Me mandan mails intentando convencerme de comprar un cuchuflito que sirve (dicen) para cocinar; otros días quieren que me decida a agrandarme el pene (y no lo duden, ¡soy mujer!); otros días apelan a mi solidaridad y quieren que reenvíe ese mail a todos mis contactos... Insisten, día tras día. Se ponen insoportables los días de semana. A toda costa, quieren venderme viajes, pastillas, aparatos.

De la millonada de mensajes, ni uno solo me ofreció un CD de poemas o servicios de juglar a domicilio. Ni uno solo. "La poesía no vende", dice el lugar común. Pero ¿es cierto? Yo creo, más bien, que la poesía no se vende. Son cosas distintas.

Para pensar, ¿no?

viernes, 27 de julio de 2007

Ah, Baldomero

Porque no todo son balcones, ahí va un soneto de Baldomero Fernández Moreno.

Soneto a tus vísceras
Harto ya de alabar tu piel dorada,
tus externas y muchas perfecciones,
canto al jardín azul de tus pulmones
y a tu tráquea elegante y anillada.

Canto a tu masa intestinal rosada
al bazo, al páncreas, a los epiplones,
al doble filtro gris de tus riñones.
Y a tu matriz profunda y renovada.

Canto al tuétano dulce de tus huesos,
a la linfa que embebe tus tejidos,
al acre olor orgánico que exhalas.

Quiero gastar tus vísceras a besos,
vivir dentro de ti con mis sentidos...
yo soy un sapo negro con dos alas.

jueves, 26 de julio de 2007

Manzana



Pelo la manzana en serpentina roja.
Clavo el cuchillo.
Manzana que cruje
que juga en mis manos.
Serpentina
enterita para no casarse
enterita para la paciencia
roja sangre.
Adán, ¿querés un poco?
Acá en Río Negro hay mucha.

Manzana dura
pero líquida por dentro.
¿Querés un poco?
Pelo la manzana.
El niño tiembla:
ve la flecha.
Guillermo no va a poder
pero
manzana herida
pesada
caída.
Isaac deja su libro.
La tarde bajo el árbol terminó.
Caen la noche
la manzana
y su jugo.
Dejo el cuchillo
miro la serpiente roja que me tienta
y muerdo.

miércoles, 25 de julio de 2007

Bloqueo de gallinas

Estuve con mucho trabajo y el cansancio hasta quita las ganas de escribir. Ahí tengo la página en blanco y no se me ocurre nada.

¿Acaso inventaría algo? No, claro que no. Pero no estoy de humor para la poesía. Además, anduve merodeando en los pagos del cuento. Escribí uno y lo disfruté muchísimo, como si se tratara de armar un rompecabezas. Todo un desafío, hacía años que no probaba el cuento.

Pero de poesía, nada, che. Quiero seguir mi serie Del gallinero, que está pintando para un libro. Una macana, estoy seca estos días.

Inspírenme, gallinas redondas. Quiero escribir sobre ustedes.

lunes, 16 de julio de 2007

Presentación de Letras de Oro 2007

Estoy contenta. El 16 de septiembre a las 15.30, se presenta la antología cooperativa Letras de Oro 2007 de la Editorial Nuevo Ser en la Sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza, Av. Corrientes 1660.

El libro incluye cuatro poemas míos, de la serie Del gallinero.

Lamentablemente, la entrada no es abierta pero quería compartirlo de todos modos.

jueves, 12 de julio de 2007

Origen del término "poeta"

Estoy con faringitis, pero no quería dejar de estar por acá.
El término poeta ingresó en el español hacia 1335. Deriva del latín poeta y éste del griego poietes, en el que, además de 'poeta', significaba 'autor literario', 'hacedor', 'creador'.

Fuente: Corominas, Joan, Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, Gredos, Madrid, 1996.

martes, 10 de julio de 2007

Dolina y las musas

Aquí les dejo el inicio de una charla sobre las musas que dio Alejandro Dolina el 7 de mayo de 2004 en la 30.° Feria del Libro de Buenos Aires.

Si les interesa y quieren seguir leyendo, abajo pueden encontrar el vínculo al texto completo.

"El hombre es una perpetua víspera. Es lo que es, pero también lo que todavía no es. Vive inclinado hacia el futuro. Vive deseando y es él mismo su deseo.

El hombre se va a morir, pero tiene apetito de eternidad. El hombre es mortal y es esa tragedia la que lo hace libre, la que lo convierte en constante posibilidad. Posibilidad de caída o de salvación. El hombre se va a morir y por eso ama, y por eso escribe poemas.

Y tal vez el poetizar no sea más que un juicio sobre el carácter mortal del hombre. La poesía revela nuestra condición fundamental y esa condición es trágica.

Sin embargo, no debe pensarse que la poesía es una experiencia que luego va a ser traducida en palabras adecuadas. En verdad, las palabras mismas son la experiencia. La poesía es nombrar lo que no existía. Y ahora va a existir sólo por haber sido nombrado".

http://www.elnegrodolina.com.ar/Textos/Musa-%20charla.doc

viernes, 6 de julio de 2007

jueves, 5 de julio de 2007

miércoles, 4 de julio de 2007

Torito de Mataderos

El cuento Torito, de Julio Cortázar, está basado en la figura del boxeador Justo Suárez ("el Torito de Mataderos").

Transcribo la dirección de una página web en la que se puede escuchar un fragmento (el inicio del cuento) leído por el propio Cortázar. Imperdible.

http://www.isparm.edu.ar/BibliotecaVirtual/autordelmes/cortazar/cortazar.htm

Telegrama a altas horas de la madrugada

Es casi la una
STOP
trabajo práctico para la facultad
STOP
y lo único que pienso es en la poesía
STOP

martes, 3 de julio de 2007

Borges, Borges, siempre Borges

¿Saben qué? No le tengo miedo a Jorge Luis Borges.

Lo leí antes de saber de la fama detrás del nombre. Eso fue bueno: esa fama no me contaminó ni me predispuso. Me gusta porque me gusta, no por lo que digan los críticos. Él mismo decía que para conocer a un autor, para gustar de una lectura, hay un tiempo, y ese tiempo es personal.

Leí "El brujo postergado" a los trece años, más o menos, y subrayé el setenta por ciento de las palabras porque no las conocía... Aún así, diccionario de por medio, me gustó. Cuando llegué a "Las ruinas circulares", me terminé de convencer de que tenía mucho que aprender de ese tal Borges. Por eso no le tengo miedo. Fue mi maestro.

Y sí, si tuviera que irme a una isla, me llevaría Ficciones. Y, claro, este poema dobladito en un bolsillo.

El general Quiroga va en coche al muere
El madrejón desnudo ya sin una sed de agua
y una luna perdida en el frío del alba
y el campo muerto de hambre, pobre como una araña.

El coche se hamacaba rezongando la altura;
un galerón enfático, enorme, funerario.
Cuatro tapaos con pinta de muerte en la negrura
tironeaban seis miedos y un valor desvelado.

Junto a los postillones jineteaba un moreno.
Ir en coche a la muerte ¡qué cosa más oronda!
El general Quiroga quiso entrar en la sombra
llevando seis o siete degollados de escolta.

Esa cordobesada bochinchera y ladina
(meditaba Quiroga) ¿qué ha de poder con mi alma?
Aquí estoy afianzado y metido en la vida
como la estaca pampa bien metida en la pampa.

Yo, que he sobrevivido a millares de tardes
y cuyo nombre pone retemblor en las lanzas,
no he de soltar la vida por estos pedregales.
¿Muere acaso el pampero, se mueren las espadas?

Pero al brillar el día sobre Barranca Yaco
hierros que no perdonan arreciaron sobre él;
la muerte, que es de todos, arreó con el riojano
y una de puñaladas lo mentó a Juan Manuel.

Ya muerto, ya de pie, ya inmortal, ya fantasma,
se presentó al infierno que Dios le había marcado,
y a sus órdenos iban, rotas y desangradas,
las ánimas en pena de hombres y de caballos.

martes, 26 de junio de 2007

Uno de Sergio

Me llena de orgullo compartir este poema con ustedes, que significa mucho para mí porque lo escribió Sergio, mi pareja.

Otoño
Cortina de agua que se mezcla
con remolinos de hojas ya secas,
que resisten flotando en el aire.
Lo que parece frío asoma,
y las mangas cortas se vuelven más cortas.
El otoño tardío entra de golpe y a la fuerza.
¡Qué bueno! Estarás allí para abrazarme cuando llegue.

lunes, 25 de junio de 2007

Todos los caminos llevan a Dante

Hoy a la mañana vi,en Ciudad Abierta (canal 80), diez minutos de un reportaje a la poeta argentina Leonor Silvestri, quien mostraba a cámara un tatuaje que tenía en la espalda: "Omnia mea mecum sunt", una frase de Séneca.

La frase me dejó pensando en los clásicos. Varía tanto este concepto de un poeta a otro que me pregunté: ¿cuáles son mis clásicos? Inmediatamente, pensé en Dante.

Tuve el honor de estudiar La Divina Commedia con Daniel Capano en la Universidad del Salvador. También asistí a su Lectura Dantis en la Asociación Dante Alighieri de Buenos Aires, en la sede de la calle Tucumán.

Para quienes no lo conocen, es una eminencia en literatura italiana. Estudiar con él era como estudiar literatura inglesa con Borges. Lo recuerdo recitando en italiano los versos del altissimo poeta...

Aquí les dejo, entonces, unos versos del canto III del Infierno de la Divina Commedia: Dante y Virgilio llegan a la puerta del Infierno, sobre la que se lee la siguiente inscripción:

"Per me si va ne la città dolente,
per me si va ne l'etterno dolore,
per me si va tra la perduta gente.

Giustizia mosse il mio alto fattore;
fecemi la divina podestate,
la somma sapïenza e 'l primo amore.

Dinanzi a me non fuor cose create
se non etterne, e io etterno duro.
Lasciate ogni speranza, voi ch'intrate".

viernes, 22 de junio de 2007

Fermín Estrella Gutiérrez: Tarde y nieve



Diez grados bajo cero. El auto va mordiendo
la manzana de nieve.
El camino está blanco,
los pinos abren sus manos encrespadas
para la limosna del cielo.
Y las casas de piedra,
y las flores de cuatro pétalos de los molinos,
y los campos cercados,
hundidos están
en el silencio, en la nieve.
En un recodo, un pueblo,
cruzado por la herida transversal de la calle.
Y filas zigzagueantes de muchachos que vienen de los bosques
en esquís raudos como flechas.
En alto los bastones, son bandadas de pájaros
en la nieve sin mancha.
Nieve y pinos. Vuelo de voces claras,
y nubes de ceniza, allá, en lo alto,
y el látigo del viento
que restalla en el aire.

Fuente: Fermín Estrella Gutiérrez, Antología poética, Ed. Losada, 1963, p. 47.

jueves, 21 de junio de 2007

Después de escribir

La sensación que me deja el poema recién escrito es bastante parecida a cuando, después de estar parada cuarenta y cinco minutos en un colectivo lleno, puedo sentarme. Después paso por el enamoramiento. Éste es mi mejor poema, pienso. Claro que a los tres o cuatro días la perspectiva cambia y estoy más del lado de prenderlo fuego que de conservarlo.

Y así queda el poema, casi olvidado hasta que un día se me ocurre corregirlo, sacarle lustre y reconciliarme con él.

Niebla

La tierra se diluye,
escapa,
hundida en la blanca ceguera
de la bruma.

08 Feb 03

miércoles, 20 de junio de 2007

paraguas


Techito frágil y portátil
hecho de liviandad y de odio al agua
te empuño como un sable.
Así venzo
de una estocada
la primavera acuática y gris que cae del cielo.


Escrito el 12 Oct 04.

viernes, 15 de junio de 2007

Titular

Titular es un arte. Se sabe que un mal título puede tirar tierra encima a un poema sólo con las dos o tres palabras que lo componen.

Está bien. Pero ¿quién dice que es obligatorio titular?

Algunos poetas le escaparon a la espada de Damocles que es titular simplemente identificando con números romanos sus poemas. Ahí está Neruda, por ejemplo, con sus sonetos.

En Poetas tras el arca, mis poemas destitulados se vieron obligados a llevar nombre. Y, negada como estaba a los títulos y a los números romanos, les puse letras. Lo acepto, fue una salida sospechosamente parecida a ponerles un número. Pero fue también una forma de ponerles un título neutro, casi vacío, que no les cambiara la esencia.

Titular es obligatorio: ¿mito o elección? Me inclino más por esto último.

Año nuevo


Un ciclo más de la tierra
que se come al hombre lentamente
que espera paciente
para devorarlo.

Y hace más calor que antes
para esta época.
Una cacerola es la tierra
de agua hirviendo.

Un ciclo más
los niños corren ingenuos
y nosotros
ponemos estrellas en el cielo.
Hacemos ruido
para tapar el llanto.


02 Ene 07

Nicanor Parra: Versos del antipoeta

Nicanor Parra, el poeta chileno, escribió estos versos sobre la poesía, tan atinados como una flecha en un blanco.

La montaña rusa
Durante medio siglo
La poesía fue
El paraíso del tonto solemne.
Hasta que vine yo
Y me instalé con mi montaña rusa.
Suban, si les parece.
Claro que yo no respondo si bajan
Echando sangre por boca y narices.
De Versos de salón (Santiago, Nascimento, 1962).

Si se quedaron con ganas, visiten http://www.nicanorparra.uchile.cl.

martes, 12 de junio de 2007

El grito

Adónde me lleva esta angustia
este incendiado cielo mío.
Adónde me lleva.
Por qué tu mirada no me rescata
y nunca llegan tus manos a tocarme
a calmar
la ahogada tarde que me oprime.
Hasta cuándo soportaré esta ausencia.
Hasta cuándo en este puente inmenso
me tomaré la cabeza,
rojo el cielo,
y quemaré mi garganta con el grito.


Nota: Antes había titulado este poema Munch, pero la referencia era demasiado evidente. Finalmente, me decidí por el nombre del cuadro. Esta versión es de agosto de 2004.

a

Es posible que un poema se comporte.

Pero yo los prefiero

subidos al árbol de mi soledad,
bamboleando las piernas,
altaneros,
para que desde allí
les arrojen palabras a los paseantes.

07 Feb 03

lunes, 11 de junio de 2007

viernes, 8 de junio de 2007

Primer avistaje

Veo pájaros y me dicen que hay tierra cerca. ¿Será tierra fértil, jungla o desierto? A todo me animo: podré desembarcar mi poesía, y eso es lo que cuenta.

Veo pájaros.

Adivino tierra para mis versos.

Caperucita




Me gusta el fresco de las plazas
a la noche.
Sentada en un banco
me abandono en esta humedad verde
casi negra.
Si no pasan autos
por un momento me siento
asustada
y soy Caperucita
a la espera del lobo.

Sí, me gusta esto. Pero
los bosques ya no son lo que eran antes.
Hoy el hombre los ha domesticado.
Y las bestias pasean con correa
el lobo pide su paseo diario.

Sin embargo, el fresco
este fresco que penetra y cala huesos
sigue intacto, indómito y eterno
sigue virgen en el verde de los árboles.

19 Mar 06