jueves, 29 de septiembre de 2016

Mudanza

Este blog se muda a otra plataforma y ya no se actualizará.
¡Gracias por seguirme hasta aquí!

Los espero en WordPress.

martes, 20 de septiembre de 2016

A Cierta Hora y el juego literario

La semana pasada participé del juego literario del programa de radio A Cierta Hora y mi poema quedó entre los finalistas.

En este video, pueden disfrutar de los textos seleccionados.

sábado, 17 de septiembre de 2016

La palabra es neutra

No hay palabras más poéticas que otras. Eso es un mito. No se llega a la poesía por las palabras que se eligen; la condición poética se construye a partir de las palabras, que son recursos. Se puede hacer poesía con la palabra cielo, pero también con zapato, culo, termómetro o calefón.

Pretender que usar ciertas palabras (vayamos al cliché: firmamento, brisa, corazón, alma, dolor) es hacer poesía es como pretender que se pintó una obra de arte solo por usar determinado color. Es estúpido, y aun así hay muchos que lo piensan.

Con otras palabras, Bajtín explica este carácter neutro de las palabras y de dónde surge la chispa de lo expresivo (las negritas son mías).

«Escogemos la palabra según su significado, que de suyo no es expresivo, pero puede corresponder o no corresponder a nuestros propósitos expresivos en relación con otras palabras, es decir con respecto a la totalidad de nuestro enunciado. El significado neutro de una palabra referido a una realidad determinada dentro de las condiciones de terminadas reales de la comunicación discursiva genera una chispa de expresividad. Es justamente lo que tiene lugar en el proceso de la creación lingüística con la realidad concreta, sólo el contacto de la lengua con la realidad que se da en el enunciado es lo que genera la chispa de lo expresivo: esta última no existe ni en el sistema de la lengua, ni en la realidad objetiva que está fuera de nosotros».

jueves, 15 de septiembre de 2016

Un prodigio de 10 años haciendo percusión



Hoy, de casualidad, encontré varios videos en YouTube con este niño que hace percusión con un instrumento llamado daburka. Tiene diez años. Ama lo que hace, se le nota en los ojos. Me enamoré, no hay escapatoria de su música, de su encanto, se los digo.

El alma-cuerpo escucha e inmediatamente se pone a bailar.

martes, 13 de septiembre de 2016

El cuerpo

La tarde es una tapa, una planicie de madera oscura.

¿Cuánto clavo se necesita para que finalmente
la ausencia abra su boca de gusano?

En la sala, arrastran los pies las horas.
El susurro constante, manos sobre la cara,
gente que viene y va

hasta que

los martillazos, la caravana,
la caja para siempre sepultada.
El final ficticio.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Culebra

Un poema
finito
y resbaladizo
como una culebra,
peligroso
solo en apariencia,
que no sabe morder,
que va
por el pasto
de la orilla
y por el agua
y hace
lo que quiere
por acá,
                         por allá,
sobre todo
por las tardes,
día
tras día,
sin autor
sin lector
en su felicidad
sin fin

domingo, 4 de septiembre de 2016

Salvaje

Susurrame como un tigre.
Quiero toda tu ferocidad
al borde del silencio
como una confesión.
El viento que suena
desde tus colmillos
despertará en mi vientre
la vida, la palabra.
Al oído, como un tigre,
ahora mismo,
por favor.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Génesis



Fondo de polvo café.
El agua cae
y es charco
oscuro remolino.
Barro anónimo
del que me levanto
como mujer primigenia
día tras día.

lunes, 22 de agosto de 2016

Tragedia polvorienta en cursiva inglesa

Libro de defunciones:
1881.

Entre firuletes
la tragedia certificada
ante escribano
médico forense
testigos.

Nació muerto.
Infiel.
A la fosa de los no bautizados.

La madre
blanca
natural del país
residente en este pueblo

(puérpera láctea,
sangrante,
sin cría)

muere de golpe
de corazón
tres páginas después.

Muertísima en el camposanto de las afueras,
salpica su dolor
que no se seca
sobre las manos impolutas
del genealogista.

miércoles, 17 de agosto de 2016

La viuda

La viuda toca las camisas del ropero muerto
hunde la cara
en cuellos,
en filas de botones,
en puños.
Igual que una madre
en el recién nacido.

Después
la viuda cierra bien las puertas.
(Que el olor no se escape como él.
Necesito amarlo un rato más).